19 dic. 2015

Tempestad en la cumbre (1951)


Pequeño clásico a reivindicar 

Notable y altamente recomendable producción de suspense que coloca a la acusada de un crimen en un convento, para refugiarse de una inundación, dando paso a toda una serie de investigaciones para tratar de alcanzar la verdad del asunto.

Los responsables de la película apuestan por un tratamiento sencillo con el que van desarrollando una historia atractiva, donde se irán descubriendo progresivamente una serie de indicios que pueden dar un vuelco a la situación de la acusada.



Buena trama de suspense que deja espacio para diversos temas de interés: como la culpabilidad, la justicia y la fe religiosa. Buenas interpretaciones en una historia que mantiene el interés en todo momento hasta su apoteósico desenlace.

Algunas de las secuencias que presenta la película, dan la sensación que sirvieron de inspiración al mismísimo Alfred Hitchcock, para alguna de sus películas. Mención especial merece, en este caso, la secuencia final rodada en el campanario del convento, algo que inevitablemente recuerda a Vértigo.



El director Douglas Sirk, ofrece un buen trabajo detrás de las cámaras y logra potenciar el suspense, apoyándose en una buena trama. Tempestad en la cumbre, se convierte de esta manera en un sólido y atractivo clásico a reivindicar.

0 comentarios :

Publicar un comentario