2 ene. 2016


Enfermiza e Hipnótica

Enfermizo e hipnótico relato de violencia dirigido por Oliver Stone, apoyándose en un guion escrito por un talentoso, Quentin Tarantino, en una extraña película alejada de todo lo visto con anterioridad, presentando el relato de una pareja de Asesinos natos.

El director, Oliver Stone, emplea todos los trucos de cámara y enfoques, habidos y por haber, para trasladar a la pantalla un argumento plagado de situaciones violentas, logrando ofrecer algo inusual. Se aprecia su labor en numerosas secuencias, ofreciendo un relato rompedor que no deja indiferente a nadie. Para ello se apoya en un guion escrito por un joven Tarantino que al parecer no acabó muy satisfecho con el producto ofrecido por Stone, motivo por el cual rehusó aparecer en los títulos de crédito como guionista.


Presenta la forma en que se conocieron una futura pareja de criminales. Micky y Mallory. Una pareja poco convencional de jóvenes amantes, sienten que han nacido para matar: son dos despiadados criminales que tienen atemorizada a la población. Juntos y por el amor que se tienen, se encargan de hacer todo tipo de fechorías. La presentación de los personajes goza de secuencias memorables donde la violencia, el humor y la ironía pasean juntos, con un trabajo de montaje digno de mención, algo habitual en el cine de Stone, donde maneja imágenes de video, sonido y cualquier referencia cinéfila y televisiva, para crear un conjunto sólido y atractivo. Mención especial merece la secuencia en la que la pareja protagonista se conoce.


El golpe inicial es brutal para el espectador, ya aviso que no es una película para cualquier tipo de espectador y que puede incomodar por momentos. Lo cierto es que Stone logra su propósito y ofrece todo un viaje de sexo, drogas y violencia, donde todo vale. Por el camino el relato presenta problemas de ritmo e incluso me atrevería a decir que se estanca, momentáneamente, para dar paso a otro tipo de violencia, la televisiva, donde los responsables de la película realizan una sátira y critica del mundo televisivo, donde la violencia está a la orden del día.


La pareja protagonista está interpretada por unos convincentes Woody Harrelson y Juliette Lewis, que llegan a convertirse en una pareja criminal a la altura de los psicópatas más recordados. Dan el pego y esa relación amor odio que les une resulta fascinante. Los dos están tremendos en sus interpretaciones y están secundados por unos intérpretes de renombre como Tommy Lee Jones  y Robert Downey Jr., que encarnan a otros personajes perturbadores.

En resumidas cuentas, es una película irregular que, desde su violencia explícita y originalidad en su montaje, logra mantener al espectador atónito ante lo que está viendo. Es difícil recomendar este tipo de películas, puesto que pueden incomodar y herir la sensibilidad del espectador. No es para todo tipo de públicos, pero sí tiene un algo especial. 



  

0 comentarios :

Publicar un comentario