1 ene. 2016


Supera a la predecesora

Acertada secuela de La noche de los demonios, que llega a superar el nivel de calidad ofrecida por la primera entrega, mejorando los aspectos del argumento, apartado técnico y el sentido del humor que emplean los responsables de la película.


La película repite el esquema argumental de su predecesora, dejando a unos jóvenes alocados solos en una casa encantada, donde pronto comienzan a suceder cosas extrañas.


Lo mejor de esta segunda parte radica en un guion más convincente, donde el sentido del humor empleado por los responsables de la película se erige en la clave de todo, demostrando que ni ellos mismos se la toman en serio. Ofrece instantes de terror conseguidos, combinados con dosis de humor negro plausibles. Mención especial merece la forma de plantar cara al mal, por parte de una monja, regalando momentos inolvidables.


El apartado técnico e interpretativo deja en evidencia las limitaciones de la producción pero, a su vez, sirven para potenciar el aspecto gamberro del relato y su peculiar humor.


Como ya he dicho con anterioridad La noche de los demonios 2, logra igualar e incluso mejorar los resultados ofrecidos por la primera parte, dando como resultado un acertado producto de serie B del que se puede disfrutar. 


0 comentarios :

Publicar un comentario