2 ene. 2016


Líbranos de esto

Interesante e irregular película de terror que intenta combinar el suspense y el terror con resultados contradictorios.
Ofrece una buena dosis de suspense y misterio, en su primer tercio, con la investigación de una serie de extraños acontecimientos, creando la atmósfera apropiada, jugando con la oscuridad y los pocos elementos para echar todo al traste al derivar todo el relato al clásico exorcismo, perdiendo el aspecto del misterio.


El inicio resulta prometedor, captando la atención y el interés del espectador con una investigación intrigante donde se juega con lo paranormal, ofreciendo imágenes inquietantes. Los intérpretes del relato cumplen con su cometido, aunque el papel protagonista, interpretado por Eric Bana (La huida, Munich, Hanna), no llega a resultar convincente, el actor no logra resultar creíble y no transmite absolutamente nada, parece un fantasma que se pasea sin pena ni gloria por toda la película. No aporta dramatismo, ni sufre ni padece, es como un ente. El intérprete que secunda a Eric Bana tampoco logra resultar convincente en su papel de cura atormentado y no logra dar credibilidad a lectura de su dialogo. Los dos juntos, durante el exorcismo, consiguen que el espectador eche de menos a Max von Sydow (La tienda, Sólo dios sabe la verdad).

Los responsables de la película saben jugar con los tópicos del cine de terror y suspense, manejando la luz y elementos de sonido para potenciar la sensación de peligro, creando una atmósfera insana muy conseguida. El trabajo de maquillaje, iluminación y sonido están muy cuidados, pero en algunos momentos no resultan convincentes, sin ir más lejos, merece mención especial el maquillaje.


Todo lo que sugiere en el primer tercio se va al traste con la secuencia del exorcismo, donde desciende el nivel de calidad y el espectador deja de tomarse en serio lo que está viendo, con una selección musical deplorable en pleno exorcismo. Cuando comienzan a sonar las primeras notas del tema de The doors, Break on through (to the other side), uno empieza a plantearse muchas cosas. La película está dirigida por Scott Derrickson, el mismo director de El exorcismo de Emily Rose y Sinester, demostrando que sabe cómo generar instantes de terror inquietantes, pero recordando al mismo tiempo que no sabe cerrar sus trabajos como se merecen.

Para los seguidores poco exigentes del terror y para todos los que tengan ganas de pasar momentos de tensión, la película funciona, pero al resto puede que les decepcione.






2 comentarios :

  1. Concuerdo con su crítica. Yo espera que, al ser una película basada en hechos verídicos experimentados por un policía, entonces tendría más seriedad y credibilidad. Para mí, ese era el gancho. Al final me pareció una película floja, con actuaciones poco creíbles y por supuesto que el recuerdo de Max von Sydow hace ver a este exorcista como un novato. Y la canción, ¿qué tenía que ver de impactante en todo lo que cuenta?

    ResponderEliminar