15 ene. 2016



Odiosa maravilla


Poderosa y arrebatadora película de Quentin Tarantino, apoyada en un guion personal, junto con un notable reparto de intérpretes, desarrollando una trama magnética e intrigante, con su estilo personal y contando con uno de los grandes compositores, Ennio Morricone.
Nueva demostración de la personalidad y talento de su director para desarrollar historias apasionantes, dejando a un lado las tendencias del cine comercial y apostando por un sello personal en una trama donde coloca a toda una galería de personajes peligrosos en una cabaña en el medio de una tormenta de nieve, dando paso a toda una sucesión de sospechas, rencores y engaños, donde nada ni nadie es lo que dice ser. 



El director opta por un desarrollo pausado, presentando con claridad a los personajes participantes, preparando un cóctel explosivo donde la violencia, el humor y los disparos harán acto de presencia bajo un mismo techo. En cierta medida, recuerda a trabajos anteriores, empleando los habituales episodios, vistos a lo largo de la filmografía del director, recordando a Reservoir Dogs, Pulp fiction y Malditos bastardos, ofreciendo una trama magnética, plagada de momentos de tensión, suspense y violencia.
Tarantino emplea a alguno de los intérpretes habituales de su cine, contando con rostros conocidos de su corta pero intensa filmografía como Samuel L. Jackson, Kurt Russell, Michael Madsen y Tim Roth, explotando al máximo sus cualidades, para encarnar a diversos y variados personajes que se encontrarán en un mismo recinto, bajo una constante sensación de tensión. Dentro del reparto, merece la pena destacar la labor ofrecida por  Jennifer Jason Leigh, consiguiendo destacar un personaje femenino en un mundo donde solo parecen tener espacio la testosterona de los hombres.



El director otorga protagonismo a un elemento de la naturaleza poco habitual de los Westerns, la nieve, convirtiéndolo en una especie de personaje adicional que condiciona al resto. Tarantino consigue construir y presentar unos personajes sumamente atractivos, llenos de matices que se irán descubriendo paulatinamente a partir de una serie de diálogos poderosos y marcados por el sello personal de su director y guionista. Demuestra su versatilidad ofreciendo un apasionante y magnético relato, jugando a ser una especie de maestro del suspense, presentando y desarrollando las pretensiones y finalidades de cada personaje, introduciendo al espectador en un baño de sangre y violencia estelar.
Se apoya en un notable trabajo técnico, donde la fotografía y todos los elementos presentes trasmiten autenticidad en un mundo voraz plagado de situaciones de tensión y diversas sorpresas que elevan la calidad del conjunto. Cuenta con la colaboración de uno de los grandes compositores del Spaghetti Western, Ennio Morricone, ofreciendo una partitura original para la película, presentando una composición que recoge el estilo y la trama de la película, en una musicalidad donde se siente la sospecha y el tono jocoso del conjunto. Un trabajo personal que acompaña algunas canciones seleccionadas por el propio Tarantino, con las que consigue trasmitir ciertos mensajes. 



Quentin Tarantino ofrece un trabajo notable y personal, dejando su sello particular en cada secuencia y dialogo, introduciendo al grupo más variopinto y estrafalario en una cabaña, donde se desatarán la ira y la violencia como pocas veces se ha visto. The hateful eight es una odiosa maravilla argumental y visual que no te puedes perder. 

6 comentarios :

  1. Gran crítica para gran director y gran película. Es una pena que no opte a la mejor película en los oscar junto a the revenant y si opte por ejemplo the Martian y que sigan prefiriendo cine comercial para optar al premio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y el comentario. Yo me esperaba más nominaciones la verdad. El guion me parece muy interesante y no lo veo nominado. Cosas de los Oscar, ya se sabe.

      Eliminar
  2. Veo que hemos disfrutado los dos un poquito nada más jeje lo único que no me hizo mucha gracia fue alguna que otra canción. El resto...ya estoy deseando ver que se le pasa por la baeza a Tarantino la próxima vez.

    ResponderEliminar
  3. Puede que no te hayan hecho gracia las canciones, pero encajan bien con lo que está contando. No se si habrás visto la traducción de las canciones, la verdad que encajan. Un saludo, gracias por la visita y el comentario.

    ResponderEliminar
  4. Anoche precisamente la vi, otra obra maestra, otra muesca en su repertorio de genialidades. El hecho de que casi todo transcurra entre las mismas cuatro paredes le da una atmósfera intensa, difícil de olvidar.
    Siempre he sido fan de Tarantino, pero si a ello le sumas una historia llena de crudeza y diálogos memorables ambientada en el Oeste (como con Django, uno de mis géneros favoritos), entonces la diversión está garantizada.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  5. La obra de Tarantino puede gustar mas o menos, pero su evolución, su maduración lenta como la del mejor vino, no se puede discutir, he aquí la prueba, una obra única, con muchas referencias por supuesto pero que no le restan genialidad alguna, todo lo contrario, es arte en estado puro como un Dalí un Picasso...
    Solo el mismo podrá superarse

    ResponderEliminar