5 ene. 2016

Mi gran noche (2015)


Es un escándalo en plato

Ingeniosa y divertida comedia servida por el director vasco, Álex de la Iglesia, presentando y desarrollando el proceso de grabación del especial de nochevieja de un programa de televisión, donde pasan infinidad de cosas alocadas.
El director vuelve por sus fueros y desarrolla una peculiar historia, donde realiza una crítica del esperpéntico mundo de la televisión, la fama y el éxito, dejando espacio para numerosas situaciones cómicas, donde explotar y dejar su humor personal. Consigue crear una historia entretenida y divertida, donde se aprecian numerosos homenajes y cameos.

Como ya ocurriera con Las brujas de Zugarramurdi, que recordaba a su famoso éxito, El día de la bestia, el trabajo ofrecido en Mi gran noche, recuerda a trabajos anteriores como, Muertos de risa, donde también realizaba un homenaje y parodia del mundo de la televisión.
Ofrece momentos de diversión, donde hace gala de su particular sentido del humor, provocando diversas situaciones hilarantes, donde se aprecian claros guiños a uno de sus protagonistas, Raphael y a todo el mundo de la televisión. El director se apoya en intérpretes habituales de su filmografía y después del éxito obtenido con Las brujas de Zugarramurdi, vuelve a contar con Mario Casas, Hugo Silva y con su mujer, Carolina Bang, habitual en sus recientes trabajos.

Desarrolla una trama ingeniosa, donde todo vale mientras se celebra el final de año de una forma ficticia, en una grabación que da para muchas historias internas. Como ya hiciera en La comunidad, se aprecian guiños a la famosa saga de las galaxias, Star Wars, y  juega con la carrera profesional de Raphael y sus tradicionales participaciones en los especiales de Navidad. Crea diversas canciones particulares, donde en clave de humor parodia a los artistas modernos y plasma la eterna lucha por la fama entre las jóvenes promesas y las estrellas consagradas. Explota la letra de diversas canciones del propio Raphael, que participa en otra película de Alex de la Iglesia, después de su colaboración musical en, Balada triste de trompeta, en la que se podía escuchar uno de sus éxitos musicales.

Resulta complicado destacar un momento estelar de la película, la clave es quedarse con el tono de humor que despliega el conjunto de la película y que mantiene el interés del espectador en todo momento. No es una obra redonda, pero aun con sus fallos, resulta acertada. 




3 comentarios :

  1. Al principio me parecía que debía ser un truño, pero vistas las críticas veo que estaba equivocada... Le daré una oportunidad.

    ResponderEliminar
  2. es importante dejar a un lado los prejuicios y también asimilar el sentido del humor del director. Hace cosas peculiares y originales.

    ResponderEliminar
  3. Discrepo de la crítica que has escrito sobre este film, el cual se me antoja como predecible, infantil, falto de ritmo y de guión consistente, lleno de actuaciones hiperbólicas, ... No sé, me parece un viaje "tontito" a ninguna parte y que será olvidado en meses y, estoy casi seguro, ningún seguidor de Álex de la Iglesia, volverá a revisar nunca más. Los trabajos de este director van de mal en peor.
    Saludos.

    ResponderEliminar