21 ene. 2016

Slow west (2015)


 Pretenciosa y oportunista 


Atípico y decepcionante Western moderno que presenta la historia de un joven aristócrata enamorado que emprende un viaje personal, plagado de riesgos y emociones, con el que intenta reunirse con su amada.
La película se apoya en una premisa sencilla, para desarrollar un estrafalario y pretencioso viaje, donde los riesgos se presentarán de diferentes formas y donde la presencia de Michael Fassbender (12 años de esclavitud, Prometheus), se convierte en un claro e insultante reclamo comercial.

Slow West, ofrece un estilo visual propio y presenta un ritmo parsimonioso, para desarrollar una historia carente de verdadero interés, donde los responsables de la película dejan espacio para un sentido del humor peculiar que no llega a resultar completamente satisfactorio. Presenta una cuidada fotografía y unos paisajes preciosistas, donde coloca un relato de violencia y descubrimiento personal endeble. Todo lo que presenta Slow West se antoja forzado y pretencioso. Deja la sensación de que los responsables de la película han apostado por el preciosismo, en lugar de ofrecer una historia sólida y verdaderamente compacta.
El director parece empeñado en ofrecer instantes puntuales interesantes, pero se olvida de dar cierta forma al argumento, limitándose a introducir destellos que no llegan a resultar interesantes. Ofrece diversas secuencias donde el humor se convierte en protagonista, pero no logra dar verdadero cuerpo a la historia que presenta. Se deja llevar por el entusiasmo visual, el colorido y por el aspecto visual de videoclip y se olvida de dar sentido a la historia que presenta, quedándose en un escaparate preciosista de un western fallido.

Después del éxito de crítica y público cosechado por el Django desencadenado de Quentin Tarantino, parece que numerosas productoras se han propuesto relanzar los westerns, pero las modas tienen su tiempo y el director de Slow West no llega a la altura del trabajo ofrecido por Tarantino. Me apuesto a pronosticar que el tiempo dejará en el olvido a esta intrascendente Slow West.
Todo el preciosismo y el empleo colorista de la imagen, no deja de ser un escaparate luminoso y preciosista que intenta tapar las carencias arguméntales de una película que carece de verdadero interés. Posiblemente uno de los puntos fuertes de la película resida en la sólida y poderosa interpretación de Michael Fassbender, pero no llega a ser un punto sobre el que una película debería soportarse exclusivamente.

En resumidas cuentas, Slow West queda como un parsimonioso y pretencioso relato, donde la belleza se convierte en el gran enemigo de un argumento flojo y olvidable. 

0 comentarios :

Publicar un comentario