12 ene. 2016



Comienza el puzle

George Lucas firma el guion y dirige el primer episodio de una nueva trilogía de Star Wars, con la que pretende completar su apoteósica y exitosa saga galáctica, presentando y desarrollando los acontecimientos anteriores a lo ya ocurrido en los Episodios IV, V y VI.

El creador de una de las franquicias más importantes y conocidas del mundo del cine regresa a la galaxia, con la que cosechó grandes éxitos, afrontando un viaje arriesgado y pretencioso, con el que completar un trabajo que comenzó en los años 70, con Star Wars. Episodio IV: Una nueva esperanza. Un trabajo con el que cambió las tendencias del cine de Hollywood, creando un universo apasionante, apoyándose en unos portentosos efectos artesanales que le permitieron desarrollar las ideas que tenía.


En La amenaza fantasma, George Lucas se olvida de las limitaciones técnicas y apuesta por desarrollar su universo personal, empleando todas las tecnologías digitales en una historia que va presentando y desarrollando las aventuras de los futuros protagonistas de la saga. Una tarea complicada y aparatosa que va tomando forma en un desarrollo magnético y llamativo, en el que el director lleva al espectador por un apasionante viaje, visitando nuevos mundos de Star Wars.

George Lucas se deja llevar por el entusiasmo y llena el relato de unos apabullantes y excesivos efectos digitales con los que desarrolla una trama simple y por momentos infantil, donde hay espacio para las habituales batallas galácticas, el humor y las aventuras. Coloca y va presentando una serie de personajes que, en un futuro, tendrán gran relevancia en el universo, Star Wars, realizando la complicada tarea de dar cohesión y coherencia a lo visto en los episodios “clásicos”. Ofrece un relato simple y sencillo, con el que abre las puertas a nuevas aventuras y nuevos descubrimientos que irán cobrando sentido, progresivamente, presentando nuevos y atrevidos personajes, unos más acertados que otros. En este aspecto, es inevitable mencionar los personajes de Jar Jar Binks y el de Darth Maul. El primero, crucificado por los seguidores de la saga y el otro, considerado como uno de los grandes personajes de la nueva trilogía.


George Lucas se apoya en un reparto plagado de intérpretes de renombre, entre los que podemos destacar a Liam Neeson, Ewan McGregor, Natalie Portman, Samuel L. Jackson y Ray Park, este último encarnando a uno de los personajes más atractivos de la película, debajo de una importante capa de maquillaje.

La película ofrece diversas escenas de combate memorables, apoyadas en unos efectos digitales deslumbrantes, destacando la presentación y desarrollo de una carrera llena de ritmo con la que George Lucas realiza un pequeño guiño a Ben Hur.


Como no podía ser de otra manera, este nuevo episodio vuelve a contar con una banda sonora creada por John Williams, colaborador habitual de los episodios “clásicos”, dejando su huella en toda la saga. El compositor vuelve a demostrar su poderío creando una nueva pieza musical apasionante, plagada de ritmo e intensidad, apoyada en unos coros apabullantes y energéticos. Williams no se olvida de la composición original y deja pinceladas inteligentes.


Star Wars. Episodio I: La amenaza fantasma, abre las puertas de la saga a un mundo digitalizado que se convierte en un arma de doble filo, puesto que George Lucas inunda la historia de apabullantes efectos especiales, en un relato que peca de simple e infantil. Una película que no llega a superar a los episodios “clásicos”, pero que sienta las bases de la mitología galáctica, ofreciendo un entretenimiento ligero.


0 comentarios :

Publicar un comentario