1 ene. 2016

Tokarev (2014)

 Cuesta abajo

Nueva producción de serie B preparada por y para el lucimiento de su estrella protagonista, Nicolas Cage que sigue apareciendo en numerosos proyectos que le sirven para llenar su plato de comida, sin preocuparle la calidad que ofrece al espectador.
El argumento de la película no es excesivamente complejo y recuerda a numerosos productos que tienen como eje central, la venganza y sus consecuencias. Dentro de la poca originalidad de la misma, logra ofrecer un entretenimiento pasajero, acompañado por momentos de acción y tensión bien construidos.

La película sigue el esquema habitual de este tipo de producciones, con la presentación de una serie de actos violentos y las consecuencias que tienen en la vida de los protagonistas, logrando ofrecer diversos puntos de interés.
Cuenta con un tratamiento de la imagen y del argumento correcto, pero no llega a deslumbrar ni sorprender en ningún aspecto técnico, todo se antoja previsible y excesivamente básico y simple, pero se le perdona por el baile de violencia que ofrece.
Es la clásica película que gana enteros por la presencia de su actor protagonista, ya que de no contar con la presencia de Nicolas Cage, no dejaría de ser un producto mediocre de televisión. Últimamente el interprete, se prodiga mucho en producciones de dudosa calidad y parece que esta empeñado en dilapidar su carrera cinematográfica con productos cutres y mediocres. Su aportación interpretativa se antoja pobre y mediocre, cayendo en los gestos y muecas habituales del actor, dejando en evidencia sus limitaciones para otorgar credibilidad a sus papeles.

Los responsables de la película logran mantener el interés del espectador gracias a las escenas de violencia y a la aparición de numerosos personajes, que ahondan en las vivencias del pasado del protagonista con la mafia, abriendo numerosos frentes de venganza.
Las escenas de acción, brillan por su ausencia y no llegan a ser lo suficientemente espectaculares, ni atractivas. Mención especial merecen los movimientos torpes y lentos del intérprete, en los enfrentamientos mano a mano que protagoniza el actor, muy lejos de su óptimo estado de forma.

La película hace gala de todo un baile de intereses, mentiras y sed de venganza que encuentran solución en un desenlace inesperado y sorprendente, al tiempo que ridículo, pero eficaz a la postre, logrando ofrecer algo novedoso en los relatos de venganza habituales.
Sin ser una obra maestra y sin ser un producto que vaya a pasar a la posteridad, Tokarev es un producto correcto, que se sigue con la misma facilidad con la que se olvida, esperemos que Nicolas Cage se anime a adentrarse en proyectos que supongan un mayor reto, tanto para él, como para el espectador.

0 comentarios :

Publicar un comentario