25 feb. 2016



Puerta abierta al terror

John Carpenter, (Asalto a la comisaría del distrito 13, Encerrada), dirige un guión personal en el que desarrolla una trama de suspense y terror, donde un grupo de personas se encierran en una iglesia para investigar el posible hallazgo por parte de un cura que dice haber dado con la esencia del mal.

Parte de una premisa sencilla y atractiva, ofreciendo un desarrollo plagado de instantes inquietantes, donde Carpenter explota, al máximo, los silencios y las situaciones incómodas para dar forma a una historia magnética, donde hay espacio para todo tipo de situaciones.

Ofrece un desarrollo pausado y magnético, generando una atmósfera incomoda, apoyándose en elementos básicos como la iluminación y los pocos elementos que tiene a su disposición. Resulta digno de análisis cómo consigue generar incomodidad en el espectador con la presencia de individuos alrededor de la iglesia, recordando de alguna manera a su opera prima, Asalto a la comisaría del distrito 13.

Entre los elementos para potenciar una atmósfera incómoda e inquietante, John Carpenter, como ya hiciera en trabajos anteriores, construye una banda sonora personal con la que consigue mantener el pulso narrativo y la sensación de peligro constante.

En el reparto merece la pena destacar la labor y presencia de veteranos de la categoría de Donald Pleasence (Sombras y niebla, El molino negro, Las orgías de la locura), acompañado por Victor Wong (Temblores), habituales en el cine del director, y subrayar la participación del cantante y solista, Alice Cooper, en un papel secundario al tiempo que aterrador.

Carpenter hace uso de todo tipo de elementos viscosos y asquerosos, exprimiendo la presencia de insectos, cucarachas y todo tipo de seres que despiertan la incomodidad del espectador. Construye un acertado trabajo, apoyándose en unos efectos artesanales que resultan de lo más convincentes y satisfactorios, creando un trabajo interesante y acertado.

El príncipe de las tinieblas, puede presentar diversas carencias de calidad interpretativa, pero Carpenter consigue crear instantes verdaderamente incómodos, explotando su capacidad para generar suspense y terror en una película interesante.



0 comentarios :

Publicar un comentario