2 feb. 2016


Un puro de los buenos


Sencillo, flojo e insulso spaghetti western dirigido por Edoardo Mulargia, ofreciendo el típico relato de duelos armados en el que unos forajidos buscan enfrentarse a una de las grandes leyendas del oeste, El puro.
La película se apoya en un argumento simplista y carente de verdadero interés, ofreciendo un desarrollo pausado e irrelevante, donde todo se ajusta a lo establecido.

Cuenta con una banda sonora compuesta por Alessandro Alessandroni, que recuerda de una forma insultante al trabajo realizado por Ennio Morricone, en El bueno, el feo y el malo. Imita y casi plagia al maestro, pero no capta la esencia de su música, quedando en el olvido.
No consigue despertar el interés por completo y deja mucho que desear, al estancarse en los problemas con la bebida que tiene El puro. Un argumento que solo sirve para rellenar una historia que busca desembocar en un enfrentamiento final que se antoja torpe y aparatoso, a la altura de su desenlace.

El puro se sienta, espera y dispara, queda como un engendro barato surgido del éxito de El bueno, el feo y el malo. Un auténtico puro de visionar, nada recomendable.



0 comentarios :

Publicar un comentario