17 feb. 2016

Fascinación (Obsession) (1976)



Fascinación por Hitchcock


Brian de Palma (Hermanas), presenta un relato de suspense en el que un hombre que ha perdido a su mujer y su hija tras un secuestro, toma contacto en Italia con una mujer de apariencia muy similar a la de su esposa muerta.
Con fascinación Brian de Palma vuelve a dejar claro cuál ha sido una de sus grandes influencias y maestro. Su gran fascinación por el maestro del suspense queda en evidencia con este relato de suspense que bebe, y mucho, de productos creados por Alfred Hitchcock, en este caso de Vértigo.


El argumento es sencillo y llama la atención del espectador desde un principio, pero progresivamente cae en un ritmo parsimonioso y previsible, donde no logra sorprender, haciendo que se antoje todo forzado y previsible a pesar de los intentos por parte del director por ofrecer algo diferente. Brian de Palma se apoya en un guion escrito por Paul Schrader y por uno de los colaboradores habituales en las bandas sonoras del cine de Alfred Hitchcock, Bernard Herrmann, para aproximarse más a la obra del maestro, ofreciendo un relato de suspense atractivo y magnético que deja la sensación de ser una imitación barata de Vértigo.


La banda sonora es uno de los aspectos destacados de la película, logrando potenciar e intensificar la sensación de tensión en secuencias que, posiblemente, no alcancen a los niveles de suspense y emoción esperados. El director realiza diferentes homenajes al maestro del suspense y emplea numerosos encuadres propios de Hitchcock, pero no logra deslumbrar por completo con esta producción. Los intérpretes realizan su labor de una forma discreta y no llegan a estar deslumbrantes en sus papeles. El interés suscitado, inicialmente, se va diluyendo progresivamente hasta alcanzar un desenlace plagado de licencias gratuitas y sorprendentes para descolocar al espectador. En su empeño por emular a Hitchcock, de Palma se deja llevar por su fascinación hacia él y pierde personalidad a la hora de llevar a cabo una película con personalidad propia.


La idea y la historia que pretenden contar Brian de Palma y Paul Schrader es interesante e inteligente, pero de alguna manera, se pierde la esencia en mitad del camino, quedándose en una buena idea mal ejecutada. Podría haber dado mucho más de sí.



0 comentarios :

Publicar un comentario