10 feb. 2016



Ver sin prejuicios es la clave

Nueva versión protagonizada por las Tortugas Ninja, en un relato que ofrece lo que promete, acción y diversión a raudales sin grandes complejidades argumentales.
El director, Michael Bay, (Dolor y dinero), conocido por sus desmesuradas películas, ejerce como productor de esta nueva adaptación, cediendo las labores de dirección a  Jonathan Liebesman, para dar forma a un producto donde la acción y los efectos especiales son el punto fuerte de la película.



Los avances tecnológicos y la nueva ola de efectos especiales por ordenador son la excusa perfecta para desarrollar la historia de las Tortugas Ninja. Como ya ha ocurrido con otras producciones de los 80 y 90, esta versión impersonal se lanza a una catarata de acción y entretenimiento. Lejos quedan ya las entrañables Tortugas Ninja presentadas en la versión de 1990, con los encantadores efectos artesanales. Ahora llegan con ganas de mucha marcha y han sido creadas por las mejores tecnologías.
Esta nueva versión no viene a contar nada que el espectador no sepa ya, pero logra deslumbrar con la exhibición de los efectos especiales, demostrando que hay pocas cosas que no se puedan crear digitalmente. Lo cierto es que, técnicamente hablando, estas nuevas tortugas resultan convincentes, pero hay algo que falla. Intentan ser molonas y divertidas, pero todo se antoja forzoso. Les falta el carisma de las originales y su aspecto puede resultar violento para el espectador.



El director Jonathan Liebesman (Invasión a la tierraThe killing room), logra jugar con ciertos toques de suspense y evita mostrar  a las tortugas hasta avanzada la trama, pero en el momento que las da a conocer, se destapa la esencia de todo. No tienen el encanto ni el carisma necesario. Al igual que las tortugas, otros personajes han sido realizados por ordenador: el mítico jefe del clan familiar de las tortugas, Splinter, y el malo de la función, Shredder. Personalmente, soy de la opinión que Shredder hubiera podido ser un personaje de carne y hueso, pero supongo que es más fácil crear secuencias de combate entre efectos creados por ordenador que intentar hacer realidad el combate entre un intérprete y un personaje generado por ordenador.
La película logra ofrecer secuencias de acción memorables, al tiempo que inverosímiles, acompañadas por ligeros toques de humor que ayudar a hacer más pasajero el relato. Tortugas Ninja es cine de entretenimiento puro y duro, lo mejor es no plantearse muchas cosas y disfrutar, en la medida de lo posible, de estas nuevas Tortugas Ninja.


0 comentarios :

Publicar un comentario