8 feb. 2016



Plasma la belleza de un atardecer

Exquisita, sensacional y delicada joya cinematográfica dirigida, con buen gusto, por el genuino e irrepetible, Clint Eastwood, (Sin perdón, El fuera de la ley), desarrollando una historia de amor, infidelidades y encuentro fortuito de dos personas destinadas a vivir una de las mayores pasiones y desgracias, en forma de amor prohibido.

Eastwood, se aleja de la etiqueta de tipo duro y demuestra su talento y sensibilidad a la hora de desarrollar una historia de amor prohibido, conmovedora y fascinante, donde deja pinceladas de su buen gusto y buen hacer, recordando a clásicos como Breve encuentro de David Lean.

Regala un clásico moderno y deja claro que posee buen gusto a la hora de desarrollar historias alejadas de las persecuciones y los disparos, llegando a las emociones del espectador con mayor impacto que las propias balas. Presenta y desarrolla una historia sencilla al tiempo que complicada para los protagonistas, apoyándose en un guion sólido plagado de notables e intensos diálogos, que sirven a los actores protagonistas a lucir su capacidad para la interpretación. Sublimes y maravillosos, Clint Eastwood, (Joe kidd, Jungla humana) y Meryl Streep (La muerte os sienta tan bien). Cada escena que comparten es puro cine, donde la química traspasa las fronteras de la pantalla, y las chispas que producen desembocan en una explosión artística sensacional.

Sencillamente, Los puentes de Madison, es una magistral aportación al cine, con diálogos y personajes inundados por el amor que fluye por sus venas, como la lluvia por el cristal de la furgoneta, con miradas perdidas en el espejo retrovisor conteniendo el deseo de buscar otro camino, una gran historia.

Tiene la belleza de un atardecer, esa luz que da calor y envuelve todo, de la que disfrutar sabiendo que no puede durar eternamente. Para el recuerdo quedan frases intensas y memorables como: No quiero necesitarte, porque no puedo tenerte.




2 comentarios :

  1. Excelente!!
    Una película que nos deja reflexionando y con ganas de volver a verla sin dudas.
    Bien definida como joya cinematográfica por tí.
    Saludos
    V.

    ResponderEliminar