14 feb. 2016

Rocky II (1979)


Combate fuera y dentro del cuadrilátero

Sylvester Stallone escribe y dirige la segunda parte de Rocky, desarrollando la historia posterior al combate estelar de la primera entrega, explotando la idea de una revancha que promete buenas dosis de emoción y boxeo.
No debemos olvidar, que fue Sylvester Stallone el creador del guion original de la primera entrega de Rocky, convirtiéndose en máximo defensor del proyecto, enfrentándose a las productoras que le ofrecieron una insípida cantidad de dinero para hacerse con su guión. Cuando Stallone no era nadie, peleó por sacar adelante la historia que había creado, lo que le sirvió para hacerse un hueco en Hollywood y convertirse en el director de esta segunda entrega donde Rocky toma contacto con la fama, el éxito y el derrumbe personal, afrontando una crisis a la que hace frente con su espíritu de lucha.

Stallone presenta y desarrolla una historia que muchas veces hemos visto en el mundo del deporte, con deportistas que alcanzan el estrellato y la fama, dejándose llevar por el entusiasmo y el dinero, olvidando sus orígenes y tropezando con el error de cometer derroches económicos. Presenta y desarrolla la situación personal de los dos personajes enfrentados en la primera entrega, plasmando las motivaciones personales que les empuja a participar en una revancha donde uno de los dos quedará como campeón.

Como ya ocurriera con la primera parte, esta segunda parte presenta un drama coherente con el que Stallone exprime y desarrolla los personajes principales, dejando claro todos los puntos. Consigue emocionar e inspirar, trasmitiendo la lucha personal para hacer frente a las dificultades, dejando claro el afán de superación de Rocky. Repiten los integrantes del reparto de la primera entrega, sólo que en ésta, la participación de Carl Weathers se ve potenciada, al desarrollar las motivaciones del oponente de Rocky, Apollo Creed.

La película no es perfecta y presenta carencias en la calidad técnica, haciendo que algunas secuencias no lleguen a ser completamente satisfactorias, pero lo cierto es que el espíritu de Stallone y del propio Rocky, ayudan a llevar con interés una trama que, en algunos momentos, se antoja manipuladora. Sylvester Stallone amplía el mundo de Rocky, presentando y desarrollando los vínculos y lazos entre los diferentes personajes que rodean al potro italiano, logrando crear todo un universo propio. Esta segunda entrega vuelve a sacar partido de la pegadiza e inolvidable banda sonora confeccionada por Bill Conti, acompañando al protagonista en sus interminables entrenamientos, donde Burgess Meredith  marca las pautas encarnando a un personaje inolvidable, Mickey.

Una entrega llena de emoción, sentimientos y lucha personal que alcanza un apoteósico desenlace con combate para la historia entre dos colosos del cuadrilátero.







1 comentario :

  1. Me gustan todas.esta segunda está genial también.me encanta la crítica y lo que transmites

    ResponderEliminar