7 feb. 2016

Thai fighter (Chip hai) (2011)


Un mal golpe

Mediocre y ridícula producción tailandesa que intenta emular el cine de acción y artes marciales de los años ochenta, ofreciendo un trabajo bochornoso e insostenible, donde ni siquiera las secuencias de acción consiguen mantener el interés del espectador.
Poco o nada funciona en la película, el director y guionista de este estrepitoso fracaso, Krissanapong Rachata, deja claro que en sus días de niñez fue un fan total de las producciones de artes marciales de bajo presupuesto y realiza con esta película, una especie de homenaje desfasado que ya no encaja con los gustos del espectador. 

El cine, como muchas cosas, ha evolucionado y Thai Fighter tiene el aspecto de un producto de los ochenta, cuando ha sido realizada en el año 2011, lo cual dice mucho en su contra. Pobre y triste calidad técnica e interpretativa. Cada imagen y secuencia está poco cuidada, dejando en evidencia las limitaciones económicas de la producción. La trama no ofrece nada nuevo y deja una constante sensación de repetición, donde un hombre es testigo de algo que le acarrea toda una serie de problemas con la mafia y la policía.
El tratamiento que el director otorga a la película no es serio, dejando espacio para situaciones cómicas y personajes estrafalarios que intentan despertar la simpatía del espectador, pero que obtienen un resultado opuesto al deseado, puesto que no resultan lo suficientemente carismáticos ni graciosos. Lo único que podría salvar la película, serían las secuencias de acción y ni siquiera logra ser un punto de apoyo lo suficientemente fuerte como para mantener el interés por la trama. Los combates y enfrentamientos carecen de la intensidad necesaria, a pesar de los movimientos de cámara y profundidad que intenta transmitir el director.

No se salva, se mire por donde se mire. A pesar de su corta duración, llega a resultar eterna, cada minuto que pasa es similar a un año limpiando una pocilga, de tal forma que lo único positivo que se le puede encontrar es su corta duración. En resumidas cuentas, Thai fighter es una auténtica decepción para los amantes de las artes marciales y para todos aquellos que se dispongan a verla pensando ver un trabajo interesante. Esta película únicamente tiene espacio en la programación televisiva de la hora de la siesta de un fin de semana. Mejor ver otra cosa.

0 comentarios :

Publicar un comentario