3 feb. 2016



Referente del cine de acción

Carta de presentación de John Woo, que le abrió las puertas de Hollywood gracias a sus característico tratamiento de la violencia, apoyado en coreografías de acción bien planificadas, presentando una historia magnética e intensa, apoyado en un relato sólido con toques del tradicional cine negro que enfrenta a ambos bandos de la ley. 
Ofrece una trama atractiva en la que dos hermanos ven como sus vidas quedan distanciadas, puesto que se encuentran en lados opuestos de la frontera que limita lo legal de lo ilegal.

Cuenta con una banda sonora delicada, que contrasta con la contundencia de las secuencias de acción, en las que se aprecia el manejo de su director a la hora de crear un argumento sólido para una historia de acción, donde consigue ofrecer algo más que balas y sangre. Presenta con claridad y de una forma sencilla a los diversos personajes, mostrando las inquietudes y pretensiones de cada uno de ellos, tocando temas profundos: como la decepción producida tras la traición, el perdón y la redención.

Las interpretaciones del reparto son pobres y poco satisfactorias, únicamente destaca la presencia del que, posteriormente, se convertiría en todo un representante del cine asiático, como es Chow Yun Fat, capaz de aportar intensidad y carisma a su personaje. En el reparto podemos encontrar a algunos habituales del cine de John Woo, como Kenneth Tsang y un enérgico, Ti Lung.

A pesar de no poseer grandes destellos de calidad en el apartado técnico e interpretativo, John Woo consigue construir con eficacia una buena película de acción, haciendo gala de todo un arsenal de armamento y coreografías plagadas de disparos y explosiones, con las que consigue ofrecer unas secuencias de acción grandilocuentes. Algo que más tarde muchos intentarían imitar, convirtiéndose, de esta manera, en todo un referente del cine de acción


0 comentarios :

Publicar un comentario