1 mar. 2016


Primera entrega de James Bond


Primeros pasos en el mundo cinematográfico del personaje creado por Ian Fleming, en un relato de espionaje sencillo y eficaz con el que se sentaron las bases de una poderosa y longeva franquicia, James Bond.
El director, Terence Young, ofrece un relato de espionaje ligero y sencillo con el que presenta y sienta las bases de lo que en un futuro fueron las señas de identidad de la franquicia, plasmando la elegancia y buen hacer de un espía con licencia para matar.

La película presenta un argumento sencillo y fácil de seguir, ofreciendo un tratamiento ligero y pasajero de un personaje peculiar, lleno de carisma, gracias a la presencia y buen hacer de Sean Connery. No ofrece grandes retos intelectuales para el espectador, apoyándose en un argumento que peca de inocente y sencillo, con el que los responsables de la película logran sentar las bases del espíritu burlón y entrañable, de un conquistador de mujeres al servicio del espionaje.

Sean Connery encarna al mítico personaje de James Bond, convirtiéndose en el primer actor en dar vida al personaje, habiendo sido seleccionado por el ojo de la mujer del director, la cual apreció el estilo y la buena planta del intérprete.

Ursula Andress, tiene una participación estelar, convirtiéndose en una de las primeras “Chicas Bond”, que más adelante caracterizarían la franquicia. Andress deja su estilizado cuerpo al servicio de Bond, luciendo su belleza en cada plano, convirtiéndose en uno de los mitos eróticos del celuloide. Su interpretación no llega a ser memorable, pero su imagen forma parte de la historia de James Bond.

Monty Norman construyó, desde la sencillez, una banda sonora inolvidable, pegadiza y misteriosa, dejando huella en unos títulos de crédito particulares, creando escuela para las futuras entregas de la franquicia. La historia de la película es muy básica y sencilla, permitiendo ofrecer los rasgos característicos de James Bond y lo que, en un futuro, han sido las señas de identidad de la franquicia.

007 contra el doctor No, se convierte en una pequeña muestra de las posibilidades que ofrece el personaje creado por Ian Fleming, donde la acción, las mujeres y los secretos internacionales, estarían bajo la protección de un agente elegante y caradura con licencia para matar.







0 comentarios :

Publicar un comentario