23 mar. 2016


El asilo del terror

Tras el éxito de crítica y público cosechado por la primera temporada de American Horror Story: Murder house, llegaba la difícil tarea de mantener el listón en la segunda temporada de la serie. Parecía una tarea difícil, pero lo cierto es, que los responsables de la serie supieron, no solo mantener el pulso de calidad, sino incluso mejorarla.


Nuevo relato, magnético e inquietante, con un sólido guion, presentando nuevos personajes y desarrollando una historia truculenta y misteriosa, plagada de momentos de tensión, angustia y terror. Una combinación de elementos que logra funcionar a la perfección, haciendo que el espectador no pueda esperar al siguiente episodio, para descubrir lo que se esconde en Asylum.

Decidieron mantener a la gran mayoría del reparto de la primera temporada, con Jessica Lange (American horror Story: Murder House, American Horror Story: Freak Show, La caja de música) a la cabeza, pero ofreciendo un relato nuevo, alejado de lo ofrecido en la primera, ubicando las nuevas situaciones inquietantes en un psiquiátrico de alta seguridad. Resulta curiosa y original la forma de emplear a los integrantes del reparto de la serie, otorgando nuevos roles y haciendo que se produzca un extraño baile de personajes, con los que los intérpretes, logran demostrar su versatilidad.

Esta segunda temporada juega con los tópicos del género de terror, ofreciendo una serie de historias secundarias que ayudan a completar un conjunto rico y variado, donde no habrá espacio para la tranquilidad del espectador. Todo un acierto, dejando espacio para todo tipo de criaturas. Cuenta con un reparto estelar notable, donde se pueden encontrar intérpretes de la pantalla grande como Joseph Fiennes (Suavemente me mata) y el eterno secundario, James Cromwell (Soldados de fortuna, Los límites de la verdad, The artist), en un papel perversamente maravilloso, aportando experiencia y calidad a la serie. Las actrices protagonistas merecen una mención especial, desde Jessica Lange a la endiablada secundaria, están soberbias, transmitiendo una intensidad pocas veces vista en la pequeña pantalla.

El tratamiento técnico por parte de los responsables de la película, es todo un acierto, jugando con los colores oscuros y la música siniestra, que ayuda a adentrarse en los caminos de lo misterioso y terrorífico, generando el ambiente ideal para un relato de terror. Todos los aspectos técnicos están muy cuidados y el resultado se aprecia al instante. La serie es adictiva, engancha al espectador y juega con sus dudas e inquietudes, logrando sorprender, con hilos argumentales ya presentados en otras películas pero que en esta segunda temporada, consiguen encajar en un mismo argumento.

American Horror Story Asylum es la segunda temporada de una serie que hace las delicias de los amantes del misterio y del terror. Todo un acierto.


3 comentarios :

  1. Me fascinó esta temporada. Tiene momentos magistrales como la cena de sister Judy y el sacerdote; la canción de la monja poseída en su habitación: You don't own me, la coreografía de The name game, y por supuesto la cancioncilla que se convierte en el leitmotiv: Dominique. Para mí, ninguna temporada ha superado esta.

    ResponderEliminar
  2. Te animo a visitar las otras críticas, a mi me parece superior a todas. Estamos de acuerdo.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó la primera pero esta mucho más, logra superar en cuanto a calidad interpretativa como en todo en general a murder house.
    El personaje de Lange está genial y Cromwell como médico nazi es el perverso perfecto, un personaje recuperado en la cuarta temporada en los flash backs interpretado por su hijo, todo un cierto.
    El personaje de Lili Rabe como monja endiablada es primordial en la trama y Quinto está correcto de psicópata.
    Todo ello con una ambientación perfecta y unos secundarios muy acertados, hacen que sea la mejor de las 5 temporadas que he visto hasta ahora .

    ResponderEliminar