16 mar. 2016

Dead man (1995)


Poético y enigmático viaje 

Notable y poético western dirigido en estricto blanco y negro por un atrevido y personal, Jim Jarmusch, desarrollando la peculiar historia de un contable que lo arriesgó todo en busca de trabajo, encontrándose en un mundo plagado de violencia y traiciones del que encuentra la manera de salir.

El director realiza una apuesta arriesgada al presentar y desarrollar un western clásico, en un cuidado y elegante blanco y negro, demostrando su personalidad y atrevimiento a la hora de presentar una historia atractiva.

Desde la primera escena, Jarmusch deja clara cuales son las intenciones de su relato, apostando por un desarrollo cuidado y pausado, donde consigue hipnotizar al espectador, convirtiéndolo en un testigo único de las peculiares andanzas del protagonista por el oeste.

Cuenta y se apoya en un interesante reparto, donde resulta inevitable mencionar a algunos de sus integrantes, con un correcto y discreto Johnny Depp (Benny & Joon), a la cabeza de los mismos. Entre los integrantes del reparto podemos encontrar a un sólido y atractivo grupo, compuesto por intérpretes de la talla y reconocimiento de: Robert Mitchum (El confidente), Steve Buscemi (El gran Lewoski), Alfred Molina, Gabriel Byrne (Muerte entre las flores), John Hurt (Outlander) y Billy Bob Thornton (El otro lado de la vida). Todos ellos elevan la calidad y el atractivo de un relato enigmático.

El director y guionista, Jim Jarmusch, desarrolla una trama magnética y atractiva, en la que el protagonista será perseguido por tres asesinos implacables, contratados por el padre del hombre que mata en defensa propia. La película ofrece un viaje enigmático y atractivo, donde Jarmusch, juega con la percepción de la realidad, apostando por un tratamiento onírico en un viaje hacia el lado oscuro de la vida, plasmando la extraña evolución del personaje principal y de su irremediable desenlace.

La película se nutre y beneficia del empleo del blanco y negro, acompañada por una exquisita composición musical, interpretada con puro sentimiento por la guitarra de Neil Young, aportando a la historia de un toque personal que llega a silenciar los diálogos de los protagonistas.

Dead man queda como un extraño y enigmático viaje por un oeste violento y tramposo, donde las almas buscan refugio en la naturaleza del ser humano. No hay que buscarle sentido, simplemente dejarse llevar por lo sentidos. 



0 comentarios :

Publicar un comentario