4 mar. 2016


Mundo violento y enfermizo

Trasgresora, incomoda, violenta, perturbadora, inquietante, atrevida, peculiar, inconformista, muchos de estos calificativos se pueden aplicar a la producción japonesa, El mundo de Kanako, una película que presenta de forma atípica la búsqueda de información de un padre, cuya hija ha desaparecido sin dejar rastro, dando paso a una investigación que destapara muchas mentiras y secretos perturbadores.

El director, Tetsuya Nakashima (Confessions), firma el guion de una historia que se apoya en la novela de Akio Fukamachi, liberando su peculiar estilo personal con el que da paso a una enfermiza e irrefrenable búsqueda de la verdad, empleando un montaje peculiar y abrupto, donde todo vale y confeccionando una de las historias más incómodas y atrevidas vistas en el cine.

Desde la primera toma hasta la última, se aprecia el estilo personal del director que se desentiende de los cánones y estereotipos del cine convencional, apostando por un esquema confuso donde se emplean todo tipo de técnicas visuales para alimentar y potenciar la calidad artística del relato.

Una película que no deja indiferente al espectador y que lo mantiene pegado al asiento, contemplando con total perplejidad toda una serie de personajes perversos y empapados en violencia, drogas, sexo y muerte. El director da rienda suelta a la violencia y las situaciones oníricas, dando forma al argumento con un montaje confuso y alocado, donde va encajando las piezas de una historia políticamente incorrecta, plagada de situaciones forzadas, con las que logra sorprender e impactar al espectador. En el reparto podemos ver a un poderoso y desatado Kôji Yakusho (13 asesinos, Retribution), encarnando al padre de la protagonista, llevando el peso y los golpes de una trama difícil de olvidar.

El mundo de Kanako, como su propia protagonista, esconde muchos misterios que irán destapándose, progresivamente, a base de violencia y golpes de guion. Personalmente no ha llegado a convencerme por completo, quedándose a las puertas del aprobado. Me ha dejado la sensación de que todo vale por ofrecer algo novedoso y lo que ofrece El mundo de Kanako, llega a ser verdaderamente enfermizo.


0 comentarios :

Publicar un comentario