6 mar. 2016


Seudoporno gore japonés

 Morbosa y grotesca producción japonesa que se apoya en una premisa vomitiva e inquietante, en la que un extraño virus ha hecho que los hombres se conviertan en zombis con hambre de sexo, dando paso a una oleada de violaciones y maltrato hacia la mujer.  

 En los primeros minutos de la película queda en evidencia las limitaciones de la producción así como la lamentable calidad interpretativa y visual que ofrece, dejando claro que sus propios responsables no se la toman en serio.  Posiblemente, esa sea la clave para disfrutar de una película de estas características, no tomarse demasiado en serio nada de lo que ofrece. El argumento en su afán por resultar original, con hombres zombi violadores, resulta excesivamente forzado. 

 Gran parte del relato está inundado por escenas de algún contenido sexual violento, alternados con ligeros toques de humor que ayudan a hacerlo pasajero. Las bases del argumento permiten a los responsables de la película dar rienda suelta a sus fantasías personales, donde hay espacio para guiños y homenajes al Manga japonés.  

 Poco o nada se salva de este estrafalario relato porno light, inundado de sangre y violencia, donde todos los apartados técnicos quedan en evidencia, con unos lamentables y bochornosos efectos especiales a la altura de la calidad del conjunto.  Presenta el clásico empleo de la cámara en mano que llega a marear y saturar en determinadas escenas. El comportamiento  y decisiones de algunos personajes femeninos ante la apocalíptica situación resultan incomprensibles. Mención especial merece la secuencia en la que dos de las protagonistas mantienen relaciones homosexuales después de que una de ellas haya sido violada bruscamente.  

 Como ya he dicho con anterioridad, parece que la película es la excusa para hacer realidad las fantasías de sus responsables. Un peculiar y extraño relato que por increíble que parezca, ha llegado a tener diferentes secuelas.  




0 comentarios :

Publicar un comentario