27 mar. 2016


Mejor de lo esperado

Producción italiana de bajo presupuesto que presenta la historia tradicional de venganzas en un producto carente de gran calidad técnica e interpretativa, en la que el hijo de un jefe de la mafia asesinado, trata de mantenerse al margen de la venganza, pero el tiempo y las provocaciones le conducen a tomar cartas en el asunto.

Típica producción de los años 70, con lo bueno y lo malo que eso supone. Argumento sencillo, toque desenfadado acompañando a escenas violentas, con mujeres esbeltas luciendo cuerpo al ritmo de la música de la época.

El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento descuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones similares.

No cuenta con grandes interpretaciones ni una gran calidad artística, pero posee el atrevimiento y la osadía de sus responsables, para presentar escenas de una violencia inusitada, destacando una en la que se le llega a cortar el pene a uno de los personajes. En el reparto podemos encontrar a Christopher Mitchum, al que ya se le pudo ver en la producción, Un verano para matar, ingeniándoselas para llevar a cabo una venganza, algo que tampoco se aleja de lo que ocurre en, Ricco, ajuste de cuentas.

Por extraño que parezca, puede resultar satisfactoria para todos los seguidores del cine de mafia y me atrevería a decir que podría ser de esas películas que alimentaron el cine de Quentin Tarantino (Los odiosos ocho, Reservoir dogs). A mí, personalmente, me ha gustado pero entiendo que no es para cualquier tipo de público.







0 comentarios :

Publicar un comentario