16 mar. 2016



Atrevida y contundente


Martin Scorsese (El lobo de Wall Street, El aviador, Al límite, Taxi driver), dirige y participa en el guion de una poderosa e intensa película que introduce al espectador en el sórdido y violento mundo de la mafia, con la que un grupo de personas hacían todo tipo de movimientos fuera de la ley para sacar beneficios personales, sin importar los métodos a llevar a cabo.

Desde la primera secuencia, Scorsese golpea al espectador con una dosis de violencia inusitada, acompañada por un peculiar sentido del humor, todo recogido con la cámara de una forma fresca y contundente, dejando claro que Uno de los nuestros, no es una película al uso.

Notable y aplastante producción sólida y contundente, con la que retrata y refleja la forma de vida de un grupo de criminales movidos por una serie de códigos alejados de lo ético, donde prevalece el respeto, el honor y la camaradería por encima de cualquier cosa. Opta por desarrollar una historia personal desde el punto de vista de uno de los personajes, adentrando al espectador en un mundo violento y lleno de códigos propios donde deja claro el estilo de vida de cada uno de los integrantes.

La película cuenta con un estilo visual propio, elegante y sofisticado que contrasta con la violencia y suciedad que emplean sus personajes a la hora de imponer su propia ley. Como suele ocurrir, la figura del mafioso resulta atractiva y llamativa, captando la atención del espectador desde el primer momento, gracias al tratamiento que ofrece Scorsese de la cruda y violenta realidad.

El director se apoya en un reparto plagado de intérpretes de renombre, confeccionando un casting acertado, destacando la labor y presencia de Robert De Niro, Ray Liotta y Joe Pesci, un trío lleno de poderío y carisma que conecta con facilidad con el espectador. Los tres intérpretes están soberbios en sus respectivos personajes, destacando la intensa y atrevida labor de Joe Pesci, llegando a devorar parte de la historia gracias a su energía y carisma. Su interpretación, como secundario, le sirvió para ganar el Oscar en un merecido reconocimiento.

Scorsese ofrece un desarrollo nítido de los acontecimientos y consigue construir una historia llena de atractivo con la que atrapa al espectador en un torbellino de violencia donde, curiosamente, el humor negro tiene un papel importante a la hora de rebajar la tensión en diferentes momentos.  De una forma peculiar dibuja la figura del mafioso, dándole un toque romántico de perdedor, apoyándose en la historia de unos criminales dominados por las ansias de poder y dinero en un mundo donde todo vale. Merece la pena destacar la selección musical que acompaña a las fechorías de los protagonistas, dejando un toque propio en cada escena.

Con Uno de los nuestros, Martin Scorsese, dio un golpe sobre la mesa y rompió las barreras de lo políticamente correcto para desarrollar una historia llena de delitos y violencia, con la que consigue ofrecer uno de sus trabajos más redondos y recordados.



1 comentario :

  1. Si existiese una filmoteca del calibre de la Antigua Biblioteca de Alejandria mereceria la pena quemarse para salvarla. Saludos ;)

    ResponderEliminar