26 abr. 2016

Abre los ojos (1997)


Fascinante

Inteligente, compleja y sorprendente producción de ciencia ficción escrita y dirigida por Alejandro Amenábar (Regresión, Mar adentro, Ágora, Tesis, Los otros), desarrollando la historia de un joven millonario que ve cómo de la noche a la mañana, toda su vida sufre un cambio radical, después de sufrir un importante accidente de tráfico. 

Amenábar da un golpe sobre la mesa y deja claro que su anterior trabajo, Tesis, no fue una casualidad, desarrollando una historia magnética y compleja donde el suspense y las incógnitas se van sucediendo, manteniendo el interés y la perplejidad del espectador hasta su apoteósico y deslumbrante desenlace.

Construye un puzle en el que va presentando una serie de piezas y situaciones clave en la vida del personaje principal, empleando claros y efectivos Flashbacks con los que va dando forma a una historia llena de recuerdos e imaginación, donde los sueños  y la realidad pueden confundirse con las pesadillas.

El argumento escrito por el director le permite exprimir y sacar el máximo partido a situaciones llenas de suspense, con ligeros toques de terror puntuales, dando paso a diversos guiños a clásicos del cine como Vértigo. Arriesgada y poderosa demostración de la ambición de Amenábar, al atreverse con una producción de ciencia ficción apoyada en una producción española con un ajustado presupuesto para una historia de dimensiones incalculables.

Vuelve a contar con algunos de los intérpretes que participaron en Tesis, invirtiendo los papeles protagonistas, cediendo el papel protagonista, en este caso, a un correcto Eduardo Noriega (Blackthorne, Tesis, El último desafío, La bella y la bestia, El método, Nadie conoce a nadie), secundado por Chete Lera, Najwa Nimri, Fele Martinez (Tesis) y una bellísima, Penélope Cruz (A Roma con amor, Vanilla Sky).


Amenabar, confecciona y desarrolla una serie de escenas memorables por su belleza y acertada realización, destacando la secuencia inicial, verdaderamente inquietante y perturbadora. Juega con la ambigüedad, desarrollando una trama fabulosa donde hay espacio para el amor, la amistad, los celos, la ira, las traiciones y numerosas lecturas de interés sobre los instantes que pueden condicionar la vida de una persona. Como ya hiciera en su trabajo anterior, Amenábar es el encargado de sentar las bases de su propia música, confeccionando una delicada y pegadiza banda sonora con la que acompaña a una historia memorable.

Abre los ojos lo tiene todo para deslumbrar, sorprender, enamorar e hipnotizar al espectador con una sólida y apasionante historia, merecedora de todo tipo de halagos. Una verdadera obra maestra.



2 comentarios :

  1. Me encanta esta película, Amenábar en general, pero Tesis y Abre los ojos siempre serán especiales. Me ha gustado mucho el artículo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la visita y por tu comentario. En el buscador puedes encontrar la crítica de Tesis o en el propio artículo pinchando en el título de Tesis. Un saludo, vuelve cuando quieras.

    ResponderEliminar