20 abr. 2016


Un gótico vacío

Correcto relato de terror gótico, dirigido y llevado con buena mano por su director, Guillermo del Toro (El laberinto del Fauno, Cronos, Blade II), desarrollando una trama vista en otras ocasiones, en la que una joven decide casarse e irse a vivir con su reciente esposo a una casa de la familia de éste, donde comienza a tener extrañas sensaciones.

Como viene siendo habitual en el cine de Guillermo del Toro, el quipo técnico del director genera una correcta y acertada atmósfera oscura, emulando los clásicos relatos góticos, donde la oscuridad y las tonalidades rojizas toman un protagonismo importante. Toda la ambientación y estilo visual son notables, pero lo cierto es que la historia que cuenta deja la sensación de ser un revuelto de historias de terror vistas con anterioridad, restando el factor sorpresa necesario.

Cuenta con un reparto de primer nivel, formado por: Mia Wasikowska (Alicia en el país de las maravillas, Stoker, Albert Nobbs); Jessica Chastain (Interstellar, Criadas y señoras); Tom Hiddleston (Los vengadores); formando parte de un trío protagonista enfermizo -del que saldrán chorros de ira y rencor.

Los responsables de la película abusan del empleo de efectos especiales a la hora de contar y presentar diversas situaciones de terror, restando interés e impacto en determinados momentos. Por decirlo de una manera suave, me parece un error total que se muestren determinados seres, nada más comenzar la película. Esa manía de mostrar todo y no sugerir nada suele echar al traste todo relato que pretenda ser de suspense o terror. Considero éste, uno de los grandes fallos de una producción de estas características.

En resumidas cuentas, La cumbre Escarlata, queda como un correcto relato de terror y suspense, con un estilo visual e imagen muy cuidada, pero intrascendente. Deja la sensación de ser un regalo muy bonito y preciosista totalmente vacío. 


3 comentarios :

  1. Estoy de acuerdo en muchos aspectos de su crítica. Me gustó mucho todo el aspecto visual, las actuaciones, la atmósfera, la música bellísima, pero me desilusionó lo previsible y flojo del guion. Luego vi Demons of the mind y me pareció que La cumbre escarlata es como qué hubiera pasado si estos jóvenes incestuosos (Emile y Elizabeth) hubieran podido vivir y solos, libres de las atrocidades de su papá, dando rienda suelta a todos sus trastornos mentales. Entonces, ahora considero que como heredera de las películas góticas de la Hammer, que igualmente eran un poco sosas y predecibles pero se disfrutan un montón, no está tan mal. Con el agregado de que La cumbre cuenta con un diseño espectacular. Y es cierto, esta historia la hemos visto hasta el cansancio, pero en el tiempo de los antiguos egipcios ya se quejaban de que todo estaba escrito y no había nada nuevo que contar. Lo importante debe ser cómo se cuenta y La cumbre tiene aciertos y desaciertos.

    ResponderEliminar
  2. Parece que estamos de acuerdo, muchas gracias por tu visita y por la gran aportación que nos dejas. Vuelve cuando quieras.

    ResponderEliminar
  3. Una crítica muy benévola para una pelicula con una exquisita portada edición premium sin el dvd dentro ;)

    ResponderEliminar