9 abr. 2016


Mundo monstruoso

Poderosa e inolvidable película de denuncia, dirigida por el visionario, Tod Browning (Muñecos infernales, The Thirteenth chair), donde queda reflejada la maldad de un mundo de hipocresía donde las apariencias lo son todo y donde unos seres, consideraos monstruos, viven en un mundo aparte, ofreciendo entretenimiento a los ciudadanos de un mundo “normal”.

Ya sólo con la presentación del orador, al comienzo,  consigue generar cierto interés y suspense por lo que se nos va a contar. Más que suspense, podría decirse que genera morbo. Juega con ese morbo presentando a unos seres de lo más extraños, que resultan ser personas que presentan anomalías y malformaciones, las cuales son parte de un circo que se ganan la vida con sus espectáculos.

Lo que impresiona es que no hay efectos especiales. Por aquella época, 1932, no se podía hacer que un personaje apareciera sin sus piernas o brazos por medio de las tecnologías. Así que todo lo que se nos está presentando son personas reales con esas anomalías, tratados como monstruos y observados con temor por la sociedad, en el circo encuentran su refugio, donde generan una familia unida, la familia del circo. Vemos el día a día de cada uno, sus números y como se tratan con normalidad, respeto y cariño.

Por otro lado, nos encontramos a la bella trapecista y al forzudo, que son los que representan la belleza, pero serán éstos los que acaben comportándose como monstruos, riéndose de los compañeros del circo e intentando aprovecharse del amor que siente el enano por la trapecista. Ahí entra en juego el código de los monstruos, que tratarán de ayudar a su compañero el enano, para abrirle los ojos y evitar que sea engañado por el plan de la trapecista con el forzudo.

Sin ser una historia de terror, llega a tener alguna secuencia que genera verdadera inquietud, con los monstruos defendiendo su honor y luchando por su compañero. La parada de los monstruos, plasma monstruos que van más allá de lo que la vista humana permite apreciar. Cuenta con un desenlace apoteósico lleno de suspense y terror en una combinación sensacional, donde resulta comprensible la actitud y comportamiento de los protagonistas. Me encantó el desenlace.



2 comentarios :

  1. Sin grandes pretensiones llega a ser una gran obra del cine de visionado obligado, incluso la gente que no le entusiasma el cine se 'engancha' a esta gran película...... Unica

    ResponderEliminar
  2. Anterior mente ya había oído sobre Prince Randian o mejor conocido como el "hombre oruga" sin embargo no sabia de su aparición en esta película, creo que a pesar e todo lo mencionado en esta critica, también podría resaltarse la evolución que a tenido la sociedad ante la situación de estas personas.
    Muy buena reseña.

    ResponderEliminar