28 abr. 2016


Una atrocidad

Típica producción de venganza donde una mujer que se ha trasladado a pasar las vacaciones a una zona idílica, es violada y golpeada en reiteradas ocasiones, hasta ser abandonada como un trozo de mierda, dando paso a una poderosa venganza en la que llega a emplear su propio cuerpo para llegar a sus victimas.

La película cae en la reiteración de situaciones de violencia sexual. En apenas quince minutos la pobre muchacha sólo recibe insinuaciones y un acoso constante para, posteriormente, dar paso a la previsible venganza.

La violencia del sexo es una producción incómoda, plagada de instantes para el recuerdo que pueden poner a prueba el estómago y la paciencia del espectador ante el espectáculo dantesco que se le ofrece. Recoge la impotencia y la sensación de indefensión de la protagonista de una forma implacable, una situación estremecedora e inquietante.

No tiene trampa ni cartón, el argumento de la película es básicamente lo de siempre, no hay espacio para grandes sorpresas, simplemente hay que dejarse llevar a un mundo obsceno y sexualmente violento donde todo vale, recordando a producciones de los años 70 como: Perros de paja y La otra casa a la izquierda.

No es una película donde haya grandes interpretaciones, ni nada realmente destacable en el apartado técnico, pero digamos que se ajusta a lo que se espera de ella y en ese sentido no decepciona.



0 comentarios :

Publicar un comentario