29 abr. 2016

Locke (2013)


Coche y teléfono, mala combinación

Típica producción de cine independiente que la crítica especializada pone por las nubes y glorifica, pero que yo, al no ser un crítico especializado, debo colocar en el lugar que se merece.

Atrevida y llamativa película que desarrolla la historia y problemas de un importante hombre de negocios que comprueba como su vida sufre un golpe brusco después de recibir una llamada mientras conduce hacia su casa.

La película se resume en un eterno camino en el interior del vehículo del protagonista y las numerosas llamadas que va atendiendo, llegando a ofrecer un producto verdaderamente agobiante y claustrofóbico, haciendo que no haya espacios para el espectador. Todo se desarrolla con un enfoque fijo dirigido al protagonista, un acertado y notable, Tom Hardy (El topo, La entrega), haciendo uso de toda su galería de gestos y sentimientos.

El intérprete parece empeñado en aceptar cualquier tipo de trabajo que le permita explotar y demostrar sus cualidades como actor, ofreciendo y participando en producciones y trabajos arriesgados donde encontrar cierto reconocimiento. La película presenta el esquema tradicional de las Road Movie, desarrollando gran parte de la trama mientras el protagonista conduce. Resulta curioso comprobar cómo puede llegar a conducir hablando por teléfono durante la totalidad de la duración de la película y que no haya ningún policía por el camino.

Lo que presenta puede resultar interesante, pero lo cierto es que nos encontramos ante un producto demasiado pretencioso y rebuscado que como el propio protagonista no va a ninguna parte. Quedará como un trabajo anecdótico, pero no creo que sea del agrado de muchos espectadores, palabra de un crítico especializado en no ser especialista. 

1 comentario :

  1. Buena reseña, aunque no estoy muy de acuerdo con lo que dices. Yo sí la recomiendo 100%. Tiene muchas cosas buenas y es una joya!

    Un saludo!

    ResponderEliminar