11 abr. 2016


Deliciosa obra maestra 

Brillante, exquisita y delicada película escrita y dirigida por uno de los grandes representantes del cine mudo, Charles Chaplin, desarrollando una historia entrañable e inolvidable de un pobre vagabundo que conoce fortuitamente a una joven vendedora de rosas a la que intenta ayudar en su propósito de recuperar la vista, viviendo un sinfín de peripecias.

Chaplin es el encargado de escribir el guion y dirigir una película en apariencia sencilla, pero que desarrolla un relato inspirador y enternecedor, conquistando el corazón del espectador con una historia llena de humanidad y sentimiento, donde vuelve a vestir sus armas habituales, un bombín, unos zapatos grandes y un bastón.

El argumento presenta todo tipo de situaciones cómicas y deja espacio para la magia, el sentimiento y una constante muestra del arte y magia de su director, Charles Chaplin. La película cuenta con una composición musical que se ajusta a las situaciones cómicas, convirtiéndose en un lenguaje peculiar con el que mostrar sensaciones y sentimientos en una obra muda que dice y transmite muchas emociones y sensaciones.

Desde la sencillez, Chaplin desarrolla una historia deliciosa, una autentica obra de arte en la que sobran las palabras. Las emociones inundan y atraviesan barreras, recordando que a veces los ojos no sirven para ver las todas las maravillas de la vida, el amor no se ve, se siente. Sensacional, hermoso y memorable relato. Una autentica obra maestra.





0 comentarios :

Publicar un comentario