15 abr. 2016

Muertos de risa (1997)


Pareja cómica de muerte

Acertada y peculiar comedia pasajera, dirigida por el siempre interesante, Álex de la Iglesia (Mirindas asesinas, El día de la bestia, El bar, Acción mutante, Perdita Durango, La comunidad, 800 balas, Crimen ferpecto, La habitación del niño, Plutón BRB Nero, Los crímenes de Oxford, Balada triste de trompeta, La chispa de la vida, Las brujas de Zugarramurdi, Messi, Mi gran noche), desarrollando una parodia plagada de humor negro que recrea la época de los años 70 y una visión ácida del mundo de la televisión, centrando su historia en una pareja de cómicos inesperados. 

El director se apoya en un guion creado con la ayuda de un colaborador habitual de su cine, Jorge Guerricaechevarria, con el que confecciona un relato ingenioso y plagado de destellos de humor negro, donde dejan su sello personal y característico.

Los responsables de la película consiguen recrear y ubicar al espectador en la época de los años 70, apoyándose en una acertada selección musical y de vestuario, junto con una correcta fotografía. Realiza un pequeño homenaje al mundo de la televisión de la época y recoge la peculiar relación que surge entre dos humoristas que, con el paso de los años, llegan a odiarse hasta niveles insospechados. La pareja protagonista interpretada por Santiago Segura y El Gran Wyoming, se convierten en el núcleo central de la película. Su presencia y carisma consiguen despertar la simpatía del espectador con mucha facilidad. Con ellos Alex de la Iglesia homenajea a las parejas cómicas que ha dado el mundo de la televisión española, como: Martes y trece, Tip y col, Dúo sacapuntas, Los Morancos, Cruz y raya, etc. Ambos intérpretes están secundados por un notable Alex Angulo, convirtiéndose en el nexo de unión de la pareja protagonista y en el testigo principal de la tormentosa evolución de la relación entre los dos personajes.

La película ofrece numerosos momentos de diversión y consigue homenajear ciertos productos televisivos de la época, apreciándose los cameos de Uri Geller, Massiel, Narciso Ibáñez Serrador y el propio, José María Iñigo

2 comentarios :

  1. La vi en su estreno y me hizo muchísima gracia, pero a día de hoy...creo que es una película que ha envejecido mal...
    Buena critica como casi siempre ;)

    ResponderEliminar