27 may. 2016

El método (2005)


Toda una prueba laboral

Interesante producción que se apoya en una premisa atractiva en la que un grupo de personas se citan para una entrevista peculiar de trabajo de donde sólo uno saldrá escogido.
Siete aspirantes a un puesto ejecutivo se presentan a la prueba de selección de personal de una empresa multinacional situada en un rascacielos de Madrid. Sus personalidades son de lo más dispar: el triunfador, el agresivo, la mujer insegura, el crítico, el indeciso. En un clima de tensa competitividad, el miedo y las dudas se irán apoderando de los participantes, que caen en un estado de paranoia tal que llegan a sospechar que están siendo observados por cámaras o que, entre ellos, puede haber un psicólogo infiltrado que ya los está evaluando. Esta atmósfera claustrofóbica pone de manifiesto la falta de escrúpulos de los aspirantes.


Sin duda la premisa inicial resulta atractiva y su desarrollo consigue captar la atención del espectador y mantener su interés a lo largo de todo el metraje. El reparto seleccionado es acertado, aunque, posiblemente, con mayor calidad en las interpretaciones hubiera dado para mucho más.


La forma en que se van poniendo de manifiesto los intereses de los protagonistas, las triquiñuelas y artimañas, ponen de manifiesto el afán de poder y la falta de compañerismo y de humanidad, donde todo vale por un puesto de trabajo. En una clara crítica al mundo actual, donde solo hay competencia y rivalidad por llegar donde uno quiere. Presenta momentos muy interesantes, logrando mantener el nivel de suspense y sospechas en todo momento, con algún instante que, posiblemente, sobraba. Mención especial para una secuencia de sexo barato que no va a ninguna parte. Es cine español, supongo que algo malo había que ponerle.


El guión viene firmado por Mateo Gil (Nadie conoce a nadie, Blackthorn: Sin destino, Regreso a Moira), colaborador habitual de Alejandro Amenábar (Tesis, Abre los ojos, Mar Adentro, Ágora, Regresión), logrando ofrecer un nuevo trabajo interesante, aunque no llegue a ser redondo por un desenlace que echa a perder todo lo conseguido con anterioridad. De haber buscado otro tipo de desenlace y solución, podría haber sido una obra redonda. Por desgracia se queda en un trabajo interesante que termina por ser fallido.


1 comentario :

  1. Anticipo de la insolidaridad e individualismo que estaba por llegar por el efecto de la escasez de puestos de trabajo donde se manifiestan todas las malas artes de las convivencia en el mundo de la convivencia laboral.

    ResponderEliminar