18 may. 2016

La madre muerta (1993)


Extraños y atrevidos inicios

Arriesgada y genuina propuesta la que llega de manos del director novel, Juanma Bajo Ulloa, presentando y desarrollando una peculiar y extraña historia de un ladrón que después de matar a la madre de una de sus víctimas, decide vigilar y conocer si esta última puede llegar a reconocerle en un futuro.

Producción atrevida y rompedora que presenta una historia particular, donde hay espacio para numerosas situaciones incómodas, donde el suspense, el amor, la obsesión y una enfermiza pasión se dan cita, donde destaca la labor y presencia de sus dos intérpretes protagonistas, Karra Elejalde y Ana Álvarez, en un notable trabajo interpretativo, estableciendo una peculiar relación entre sus personajes.

El director y guionista, Juanma Bajo Ulloa, deja muestras de su atrevimiento y valentía a la hora de apostar por historias atípicas y demuestra que consigue ofrecer un producto inquietante y verdaderamente atrevido. En el apartado técnico cuenta con la experiencia y buen hacer del equipo de fotografía de Javier Aguirresarobe que consigue dotar al relato de una calidad visual destacable. Un argumento enfermizo que presenta similitudes con películas como El coleccionista, ofreciendo el particular y extraño secuestro de una joven que no es consciente del mundo y los actos que le rodean, llegando a aterrorizar y perturbar la tranquilidad del espectador.

El director y los responsables de la película consiguen crear un extraño e hipnótico relato lleno de poesía y de una extraña belleza que deja lecturas morales de interés.


0 comentarios :

Publicar un comentario