18 jun. 2016

127 horas (127 Hours) (2010)


Desierto de ideas

El director, Danny Boyle (Trainspotting 2, Trance, Sunshine, Slumdog Millionaire, Trainspotting, 28 días después, La playa, Una historia diferente, Tumba abierta), se lanza a la aventura con un proyecto basado en hechos reales en el que un intrépido escalador y amante de la naturaleza se ve atrapado en unas rocas, tomando una decisión escalofriante para sobrevivir.



Al encontrarnos ante un hecho basado en hechos reales y conocido por muchos, lo que, en un principio, podría ser una premisa llamativa e interesante, se convierte en el propio talón de Aquiles de la película, puesto que el hecho de conocer el desenlace y la solución, alimenta el morbo pero resta interés.



Típica película que juega con el morbo y despierta el interés del espectador por la famosa secuencia (aquélla en la que el personaje protagonista toma las medidas oportunas para sobrevivir). La película en sí, no tiene mucho desarrollo argumental. Peca de simple y básica, y el director trata de sacar el máximo rendimiento a la historia, realizando diversos y mareantes juegos de cámara para salir ileso de la monotonía y el aburrimiento, algo que no consigue por completo.



A mí, personalmente, no me ha contado nada nuevo y las visiones y las ensoñaciones sólo sirven para alargar en exceso la duración del metraje. En lugar de desarrollar, inicialmente, al personaje, su entorno, vida familiar o cualquier cosa, nos encontramos rápidamente en un agujero de donde será costoso salir. Al no presentar las bases del personaje, inicialmente, no genera conexión emocional con lo que le pueda pasar con su vida. Si analizamos la duración de la historia, uno pasa a ser consciente de que aunque ésta no sea excesivamente larga se hace eterna, lo cual nos lleva a diversas lecturas, 127 horas, aburre y es un claro desierto de ideas.



0 comentarios :

Publicar un comentario