27 jun. 2016


Menudo circo

El mundo del cine y todo lo que le rodea siempre se ha movido por modas y tendencias, ahora parece que las pantallas de cine están condenadas a los relatos de los superhéroes de los comics. Cine espectáculo total que sirve para explotar la imagen de los superhéroes, ofreciendo buenos resultados de taquilla que ponen contentos a los cabecillas de las compañías.



Al igual que ocurriera en el mundo del tebeo, surge el tradicional enfrentamiento entre lo que fueron dos estilos y compañías claras, por un lado lo que corresponde al mundo Marvel y por el otro tenemos lo ofrecido por DC Comics. Pues bien, en el mundo cinematográfico ha ocurrido algo parecido, Marvel ha creado su propia productora y ha apostado por un proceso cuidado e inteligente a la hora de llevar a sus representantes al cine. Estamos en una nueva era, los superhéroes han entrando en el mercado cinematográfico con la ayuda de los poderosos e increíbles efectos especiales de la industria, haciendo realidad el grupo de Los vengadores, formado por: Hulk, Thor, Iron man, Capitán América y Spiderman.



Ante el rotundo éxito de crítica y público cosechado por Los vengadores, ahora le llega el turno a los que podemos considerar representantes de la compañía DC comics: Superman y Batman. Total que diversas compañías de cine han decidido apostar por estos personajes para desarrollar el inicio de lo que va a ser La liga de la justicia, en un intento de imitar el éxito obtenido por Los vengadores, donde aparecerán diversos superhéroes como Flash, Aquaman, Wonder woman y otros.



Pues bien, después de esta larga introducción para ponernos en situación, resulta que Zack Snyder (Sucker Punch, Amanecer de los muertos, 300, El hombre de acero, Watchmen), ha tomado las riendas de la dirección de un proyecto que se antoja ambicioso al tiempo que arriesgado, reuniendo y enfrentando a dos colosos como Batman y Superman. Una producción que no sienta sus bases en un desarrollo progresivo, lo que hace que los responsables de la película deban contar muchas cosas en lo que podría considerarse un reducido espacio de tiempo, lo que provoca que el conjunto de la película deje la sensación de querer abarcar más de lo que puede. Una clara demostración de que no han hecho bien las cosas por completo.



La película como cualquier película reciente de superhéroes, cuenta con un sólido y atractivo reparto, apoyado en unos aplastantes y deslumbrantes efectos especiales para dejar con la boca abierta al espectador, pero por desgracia el argumento y la forma de presentarlo no llega a resultar completamente satisfactorio. Por decirlo de una forma sencilla, no está mal pero no resulta memorable.



Zack Snyder y los responsables de la película vuelven a presentar al espectador la historia inicial de Batman, algo que estéticamente queda muy elegante pero que el espectador ya conoce de las entregas dirigidas por Tim Burton (Alicia en el país de las maravillas, Big eyes, El planeta de los simios, Sombras tenebrosas) y por Christopher Nolan (Interstellar, El caballero oscuro: La leyenda renace, Origen, El caballero oscuro, El truco final, Batman Begins, Insomnio, Memento), dedicando mucho metraje a algo ya conocido por todos.



En el reparto podemos encontrar a los rostros que dieron vida a los personajes de la película de El hombre de acero, Henry Cavill, Amy Adams (La gran estafa Americana, Golpe de efecto, Big eyes), Kevin Costner (J.F.K., Caso abierto, Bailando con lobos, Open Range), Laurence Fishburne (Matrix)y  Diane Lane (Chaplin, Asesinato en la Casa Blanca), acompañando a nuevos fichajes como Ben Affleck (Pearl Harbor, Daredevil), Jesse Eisenberg (El bosque, La red social) y Jeremy Irons (El misterio Von Bulow, El hombre de la máscara de hierro, Inseparables). De todos ellos merece la pena destacar la labor ofrecida por Ben Affleck como un Batman veterano y un histriónico y exagerado, Jesse Eisenberg, en el papel de Lex Luthor.



Cuenta con una cuidada fotografía, buenos efectos especiales y una banda sonora que encaja bien en las secuencias empleadas, pero después de tanta corrección y tanto cuidado visual, queda en un relato vacío e intrascendente.



Personalmente, creo que la tecnología y los avances en efectos digitales tienen un doble papel en el resultado final de la película, recargando la historia excesivamente, con combates espectaculares plagados de movimientos bruscos de cámara en un completo mareo. En forma de resumen y tomando prestadas las palabras de uno de los personajes de la película, no puedo encontrar mejor calificativo para Batman Vs. Superman, que: menudo circo.


4 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. A mi realmente me gustó, quizás porque me gusta mucho superman, pero me pareció que el montaje está demasiado fragmentado, como que le faltan muchas escenas de transición...está muy incompleta.

    ResponderEliminar