19 jun. 2016


Una historia para no dormir

El reciente estreno de la segunda entrega de Expediente Warren: El caso Enfield, la última película de James Wan (Saw, Sentencia de muerte, Silencio desde el mal, Insidious, Fast Furious 7), está trayendo noticias que recuerdan a algunas maldiciones que rodearon a películas de terror. En esta ocasión, el estreno en cine ha hecho que un hombre de 65 años sufriera un infarto durante la presentación de la película en un cine. Lo último que hemos conocido es que ahora el cadáver del difunto ha desaparecido y el encargado de trasladarlo también. Puede sonar a broma, pero parece que la cosa va más allá de lo ocurrido en Este muerto está muy vivo. La policía está investigando el asunto. De alguna forma dan ciertas ganas de ir al cine, puesto que es una forma peculiar de atraer al gran público. El morbo está servido y seguro que potencia la recaudación de la película. Toda una historia para no dormir, seguiremos informando…


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada