21 jun. 2016


Rumbo fijo al naufragio

Prometedora serie que, sobre el papel, parece tener todos los ingredientes para triunfar en el sector televisivo, con un reparto excepcional y una producción a la altura de las mejores producciones de Hollywood, reuniendo a gran parte de los seres y personajes del terror clásico.

Presenta una Inglaterra victoriana con la presencia de famosas creaciones literarias como Frankenstein, Drácula o Dorian Grey. Un torturado explorador, una vidente con secretos, un pistolero americano y un prometedor cirujano se unen en el Londres victoriano para combatir una amenaza sobrenatural y recuperar a una joven desaparecida.

La serie cuenta con todos los elementos ideados para funcionar y triunfar: con una gran ambientación, ubicando al espectador en plena época victoriana, con tonalidades oscuras y densas para potenciar la sensación de angustia y terror como ya se hiciera en los clásicos góticos de terror.

Cuenta con un reparto estelar encabezado por una magnifica y poderosa, Eva Green (Sombras tenebrosas, Casino royale, 300:El origen), bella al tiempo que siniestra, capaz de robar el brillo al resto de compañeros entre los que podemos encontrar al veterano, Timothy Dalton (The tourist) y al venido a menos, Josh Hartnett (The faculty, Pearl Harbor, La dalia negra).

Todo parece destinado a ser un éxito rotundo, una maravilla visual llena de atractivo puesto que reúne en un mismo relato a muchas de las figuras del terror clásico, pero lo cierto es que no inserta la estaca donde debe, perdiéndose en un argumento confuso y forzado que hace que todo se vaya al traste.

La ambientación y las interpretaciones no sirven de nada si no hay una buena historia de fondo que mantenga cierta coherencia y armonía con el resto del trabajo. Todo muy bonito, muy prometedor, pero no termina por ofrecer un relato sólido ni convincente. Cada episodio va y viene sin rumbo fijo y sin sentido. Todo se antoja excesivamente pretencioso, pero no convence. Presenta numerosos episodios parsimoniosos donde no se aporta nada nuevo al argumento, en los que el espectador se tiene que conformar con la esperanza de que algo bueno e interesante llegará, pero ese momento no llega nunca. Cuenta con una cuidada fotografía, buenos paisajes y una banda sonora que encaja bien en las secuencias empleadas, pero después de tanta corrección y tanto cuidado visual, queda en un relato vacío e intrascendente. Lo único que logra resultar digno de aplauso es la aportación de una descomunal, Eva Green, perversamente bella, encarnando un personaje que le permite lucir sus dotes físicas e interpretativas, demostrando que es de las actrices más valientes del momento.

Aclamada por muchos sectores de la crítica y el público, tengo que ir contracorriente para manifestar mi total desagrado y decepción con esta serie que considero que es como el Titanic, muy grande, muy bonito, con rumbo firme hacia el naufragio.




3 comentarios :

  1. Lo único interesante, Eva Green. Todo lo demás defrauda y mucho

    ResponderEliminar
  2. Oda al buen gusto es lo que nos deja esta maravillosa serie. La escenificación clásica y romántica/terror que se le da, refleja todo lo bueno que había en una época donde este estilo de visión o literatura; eran lo mejor. Los personajes clásicos que por si solos nos han dejado momentos de terror únicos, se mezclan de forma armónica haciendo que cada uno tenga su propio espacio pero conjuntados hacen un sólido elenco. Destacable la actuación de la grandiosa Eva Green que su personaje es de lo mejor en la serie, recayendo en ella; la mayor parte de la historia. Es una de las mejores series realizadas en los últimos años y aunque pueda parecer lenta, sus diálogos y puesta en escena; lo merecen totalmente. Lástima que no haya una cuarta temporada de esta excelsa serie.

    Mario Barreto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y por dejar tu opinión. Siempre viene bien que haya variedad de opiniones. Vuelve cuando lo desees. Tienes la puerta abierta "En mi cine".

      Eliminar