19 ago. 2016


Una historia maravillosa

Matemáticas, lógica, mente, locura, sufrimiento, superación, ostracismo, enfermedad, física, metafísica, amor, elegancia, sospechas, histeria, espionaje, traiciones, mentiras y fantasía visual se reúnen en Una mente maravillosa. Una película construida y desarrollada con inteligencia y astucia por Ron Howard (Inferno, Rush, Un horizonte muy lejano, El Código Da Vinci, Desapariciones, Ángeles y demonios, Cinderella man, Rescate, Llamaradas, Cocoon, Willow), apoyándose en la historia real de uno de los grandes científicos del mundo, John Nash.



Compleja y dificultosa película basada en hechos reales, apoyada en un notable y atractivo guion firmado por el prestigioso, Akiva Goldsman, adaptando la novela de Sylvia Nasar. El director y el propio guionista consiguen dar forma a una historia compleja, empleando todo tipo de estrategias cinematográficas para desarrollar la historia de toda una vida de pensamiento y análisis, en un personaje complejo, atormentado por sus propias ideas y cuestiones físicas.



La película desarrolla paulatinamente, la historia de un genio y todo un pensador, logrando captar la atención del espectador gracias al empleo de soberbias pinceladas cinematográficas con las que consigue avanzar una historia llena de momentos memorables.



Ron Howard, consigue construir una historia real en algo verdaderamente cinematográfico, empleando y construyendo escenas de una belleza inusual y evitando caer en el tratamiento aburrido de algunas historias biográficas. Los responsables de la película emplean con inteligencia todo tipo de ideas y referencias, esquivando el aburrimiento, cosechando una obra dinámica y genuina, donde el espectador se adentra en las inquietudes y peligros de una mente maravillosa y el precio de una enfermedad como la esquizofrenia.


La película se nutre de la calidad interpretativa de todo su reparto, destacando la presencia y labor de unos notables secundarios como Ed Harris (Rompenieves, Me llaman radio, Glengarry Glen Ross, La roca)  y Paul Bettany (Firewall, Corazón de tinta, Los vengadores) a la altura de unos protagonistas inconmensurables como Russell Crowe (American Gangster, El hombre de los puños de hierro, El tren de las 3:10, Gladiator, La sombra del poder, Los próximos tres días, L.A. Confidential) y Jennifer Connelly (Noé, Réquiem por un sueño, Cuento de invierno, Dark City, Hulk, Diamante de sangre).



El trabajo ofrecido por Russell Crowe y Jennifer Connelly, resulta soberbio, y juntos consiguen dar forma a una historia de amor, sencilla y eficaz, donde se muestra la lucha y los problemas a los que tuvieron que hacer frente los protagonistas en la vida real. 



Ron Howard ofrece un relato atractivo y sugerente, donde hace gala de su elegancia y visión cinematográfica, para desarrollar una historia que en otras manos hubiera caído en lo aburrido y chapucero, todo un acierto digno de Una mente maravillosa.




1 comentario :

  1. Una gran cinta, como tu dices, digna de una Mente Maravillosa ya que solo así se pudo hacer esta película maravillosa.

    ResponderEliminar