10 sept. 2016

Malas calles (Main Streets) (1973)


No es oro todo lo que reluce

Nos encontramos ante uno de los primeros trabajos del prometedor director, Martin Scorsese (El lobo de Wall Street, El color del dinero, Al límite, Taxi driver, Gangs of New York, Uno de los nuestros, Infiltrados, La invención de Hugo, Toro salvaje, El cabo del miedo, New York, New York, Casino, El aviador, ¡Jo, qué noche!, Historias de Nueva York, La última tentación de Cristo), desarrollando lo que, en un futuro, se convertiría en un foco habitual de su cine, el mundo de la mafia y los gánsteres.
Resultado de imagen de MEAN STREETS gif
La película presenta el estilo visual habitual del cine de los años 70, con tonalidades grisáceas, donde se desarrolla una historia central irregular, donde se presenta el estilo de vida y contratiempos a los que deben hacer frente un grupo de hombres ligados con la delincuencia.
Resultado de imagen de MEAN STREETS gif
Se aprecia las ganas e intenciones de su director, tratando de ofrecer algo novedoso y rompedor con la visión clásica del gangster, ofreciendo una historia llamativa e interesante, pero que presenta diversas irregularidades relacionadas con ritmo y conexión entre las situaciones presentadas. Por decirlo de alguna forma suave, la película y la historia que trata de contar el director se ve perjudicada por un montaje precipitado y torpe.
Resultado de imagen de MEAN STREETS gif
Es importante recordar que nadie nace sabido y aunque la película pueda resultar interesante, lo cierto es que a mí, personalmente, no me ha llegado a mantener con los cinco sentidos. A pesar de contar con diversos puntos flojos merece la pena destacar la participación en el reparto de los que, en un futuro, fueron grandes representantes del cine de Martin Scorsese: Robert De Niro y  Harvey Keitel. Los dos juntos, forman una extraña pareja de malhechores y buenos amigos, algo que también podemos decir que trasmiten en su vida real.
Resultado de imagen de MEAN STREETS gif
Como primer trabajo, Scorsese ya apuntaba maneras y se apoyaba en el empleo de las tonalidades y en una inteligente selección musical para ofrecer un producto atractivo y sugerente. Resulta inolvidable el tono rojizo y verdoso del antro donde se reunían los protagonistas de la película, algo que, posteriormente, ha sido imitado hasta la saciedad.

En resumidas cuentas, Malas calles, se convierte en el inicio de una carrera prometedora que comenzó por los más oscuros e incómodos caminos de las deudas de juego, apuestas y trabajos envueltos con una violencia explícita y contundente. Cuesta decir esto, pero, personalmente, debo decir que no me pareció completamente satisfactoria, posiblemente porque no encontré un hilo argumental sólido y medianamente coherente.



2 comentarios :

  1. Esta pelicula me parece mas de lo mismo,mismos actores,mismo director,no me aporta nada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No olvidemos que fue de sus primeros trabajos, algo aportó en su momento.

      Eliminar