6 sept. 2016

Maleficio (Thinner) (1996)


Todo por "la comida"

Interesante y atractiva producción de terror apoyada en uno de los relatos del famoso escritor, Stephen king, donde un hombre de ciudad es victima de una extraña maldición después de haber atropellado a una mujer gitana.



Como suele ocurrir habitualmente con las adaptaciones de Stephen King, esta adaptación llevada a cabo por el director Tom Holland (Muñeco diabólico, Noche de miedo), presenta los signos habituales de una producción mediocre y carente de la calidad técnica e interpretativa necesaria para ser considerada una obra redonda. A pesar de ello y siendo conscientes de la baja calidad del conjunto del producto, considero oportuno recalcar el interés y las posibilidades que ofrece la premisa inicial.



El argumento presenta un desarrollo sencillo y carente de momentos de verdadero suspense, lo que juega en contra de las posibilidades que ofrecía inicialmente. Una historia que mezcla venganza, maldiciones y crítica sobre el hambre y las dietas habituales de los acomodados ciudadanos.



Una pesadilla que, inicialmente, podría hacer felices a muchas personas esclavas de dietas y habituales enemigos de la báscula, que pronto descubrirán que cada cosa tiene su razón de ser y que no todo lo malo es tan bueno. Un claro contraste de ideas y situaciones, potenciado por un desarrollo que peca de simplista.



La película no cuenta con un gran apartado interpretativo, todo presenta el aspecto visual de un telefilm de tarde, con una labor de maquillaje deplorable e incluso ridículo que echa a perder lo que podría haber sido una historia mucho más elaborada y cuidada.



A pesar de las irregularidades y tratamiento descuidado de la imagen que presenta, nos encontramos ante ese tipo de productos que aunque no sean especialmente buenos, poseen un extraño encanto. Todo puede deberse a la extraña maldición que posee la figura de Stephen King, amo y señor del terror. 

2 comentarios :

  1. Thinner es genial, me acuerdo cuando la vi. Le platicaba a otros y no hallé nunca a nadie que la hubiera visto. Me encanta la forma en que al principio el cuate está feliz de la vida de estar bajando de peso, haber dejado de ser gordo. Y después toda la desesperación que le sigue. El viejo no se andaba con cosas en cuanto a imponer sus maldiciones en sus victimas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y por tu aportación, vuelve cuando lo desees.

      Eliminar