5 sept. 2016

Misconduct (2016)



Trampa con gancho de veteranos


Nos encontramos ante la típica producción que se apoya en un argumento, en principio, interesante y llamativo, en la que un joven abogado acepta un caso del que pronto descubrirá diversas irregularidades que pondrán en peligro su estilo de vida. El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones.

Tiene una interesante trama inicial acompañada de un reparto con diversos intérpretes de renombre como: Al Pacino (Insomnio, Tipos legales, SerpicoEsencia de mujer, Glengarry Glen Ross, Heat, El padrino, Justicia para todos) y Anthony Hopkins (El rito, Fracture, El silencio de los corderos, Corazones en Atlántida, Hannibal, Noé, Hitchcock, El dragón rojo, Las dos vidas de Audrey Rose), pero lo cierto es que no dejan de ser el gancho perfecto para la típica producción que intenta beneficiarse de su presencia. Lo cierto es que la historia hubiera dado para algo más redondo de haberse apoyado en un guión más elaborado y mejor hilvanado.

Es una lástima comprobar como la carrera de todos los intérpretes veteranos de Hollywood lleva el mismo sendero hacía el ostracismo, participando en todo tipo de proyectos en los que llegan a ensuciar parte del prestigio conseguido anteriormente.

Tiene las tradicionales trampas de montaje y aunque la calidad de la imagen e interpretativa no son bochornosas, lo cierto es que genera confusión y cierta sensación de trama forzada que no se sostiene. No está mal, pero como ya he dicho anteriormente, creo que hubiera dado para algo mejor. A medida que se va aproximando a su desenlace empieza a abusar de bases insostenibles y carentes de toda lógica, dejando en evidencia lo poco trabajado de su guión. Una vez asimilado el desenlace y desarrollo de la trama, puedo decir que lo peor de la película reside en las idas y venidas de uno de los personajes en moto, junto con algunas explicaciones que intentan tapar los agujeros de guion.

En resumidas cuentas, Misconduct, no deja de ser una producción televisiva camuflada por un adecuado tratamiento de la imagen y apoyada en la presencia de sus dos o tres intérpretes de renombre con ciertos paralelismos con Pérdida de David Fincher, pero con mucha diferencia en cuanto a la calidad de conjunto.

0 comentarios :

Publicar un comentario