21 oct. 2016



Bond de oro

Tercera entrega de las aventuras y peripecias del famoso espía, James Bond, interpretado de nuevo por Sean Connery (007 contra el Dr. No, Desde Rusia con amor), en un relato que le enfrenta a un personaje perverso con un plan para hacerse con una importante cantidad de oro, Goldfinger.

La dirección de esta entrega queda en manos de Guy Hamilton (Remo: desarmado y peligroso, Muerte bajo el sol, Fuerza diez de Navarone, El hombre de la pistola de oro, Vive y deja morir, Diamantes para la eternidad, Funeral en Berlín), ofreciendo un trabajo dinámico y fresco, aportando un toque peculiar y ameno a un producto que, en otras manos, podría haber resultado excesivamente dramático.

La película posee un ritmo agradable y fácil de disfrutar, sus responsables ofrecen un tratamiento de la imagen correcto y elegante, logrando aportar calidad al conjunto del relato. Un relato que permite disfrutar de un juego peculiar entre James Bond y Goldfinger, convirtiéndose en el gran atractivo de la película, presentando y desarrollando diversos enfrentamientos por diferentes cosas relacionadas con el dinero. Presenta buenos momentos de acción y tensión, combinados con buen hacer, dando forma a una trama sencilla y disfrutable que hace las delicias de los seguidores de Bond.

Como luego vendría siendo habitual en la franquicia, la película cuenta con una canción que sirve para los títulos de crédito, cantada por Shirley Bassey,  dando su toque personal con una poderosa y sensual voz. El argumento permite potenciar y desarrollar el carácter juguetón e intrépido de James Bond y Sean Connery, explota su carisma y su presencia física, logrando dar el toque gamberro necesario.

James Bond contra Goldfinger, se convierte en una entrega agradable y sencilla, fácil de disfrutar, con buenos momentos cinematográficos, dando un poderoso paso para la franquicia, todo un Bond de oro.



0 comentarios :

Publicar un comentario