19 oct. 2016



Venganza de serie B

Floja e irregular producción de venganzas, apoyada en un guión chapucero con las habituales secuencias de violencia y tiroteos a cámara lenta, presentando la historia de unos ingenuos e inocentes universitarios que entran en contacto con la cruda realidad, cuando la hermana de uno de ellos es víctima de una agresión sexual.

La película no es una maravilla en ningún aspecto. No ofrece grandes niveles de calidad en los apartados técnicos e interpretativos, dejando en evidencia su aspecto de producción de serie B, exprimiendo la presencia de un veterano intérprete de renombre, como el ganador del Oscar,  Ernest Borgnine (Marty, La aventura del Poseidón, El vuelo del Fénix, El emperador del norte, Doce del patíbulo, El planeta de los buitres, La lluvia del diablo, Alto riesgo, Bendición mortal, Grupo salvaje).

Posiblemente sea una de esas malas y cutres películas que pueden hacer felices a personas como Tarantino. Es muy básica y todos los elementos que presenta resultan pobres e incluso lamentables. Los propios responsables de la película se dejaron llevar por el entusiasmo e intentaron imitar el estilo visual de Sam Peckinpah, apostando por el empleo de la cámara lenta en las escenas violentas, con resultados muy inquietantes.

Puede que, en su momento, tuviera cierto gancho y atractivo, recordando a producciones con temática similar, como: Perros de paja, La última casa a la izquierda, Venganza desnuda y La violencia del sexo, entre otras, pero lo cierto es que no ofrece un resultado satisfactorio.

De esta manera, Jóvenes guerreros, queda como un producto que se sumó al carro de la temática de venganzas sin llegar a saldar cuentas con el espectador.



0 comentarios :

Publicar un comentario