29 oct. 2016



Certero musical gótico

Atípico y atrevido musical dirigido con una inusitada solvencia por el amante de lo extraño, Tim Burton (Big fish, Frankenwennie, Sleepy Hollow, El planeta de los simios, Ed Wood, Eduardo manostijeras, Charlie y la fabrica de chocolate, Batman, Batman vuelve, Alicia en el país de las maravillas, Mars attacks, Big eyes, Bitelchús, La novia cadáver, Sombras tenebrosas), haciendo propio un famoso musical de éxito, explotando su lado artístico más tenebroso y gótico.

Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet, representa toda una demostración del inconformismo artístico de su director, Tim Burton, que lejos de encasillarse en algún tipo de género determinado, apuesta por un musical en el que vuelve a explotar su lado más siniestro y gótico con una obra que, en otras manos, no hubiera resultado tan divertida, siniestra y visual.

La película presenta y desarrolla una historia de amor y odio de un hombre con ansias de venganza y que encuentra en los elementos habituales de su barbería, las armas necesarias para llevar a cabo su sanguinaria historia de venganza.

Tim Burton y su equipo de colaboradores construyen y generan una ambientación propia de los relatos góticos de uno de los grandes, Edgar Allan Poe, ofreciendo un estilo artístico bien definido y marcado, trasladando al espectador a otro tiempo y época. De alguna forma e inevitablemente recuerda a trabajos anteriores de su director, como el visto en Sleepy Hollow, donde de alguna forma quedaba capturada la esencia y el estilo de las producciones de la Hammer.

En el reparto podemos encontrar a algunos de los colaboradores habituales de su director, destacando la labor y presencia de Johnny Depp (Benny & Joon, The tourist, El llanero solitario, La novena puerta, Eduardo Manostijeras, Rango, Sombras tenebrosas, Black Mass, Dead man, Alicia en el país de las maravillas, Don Juan DeMarco), Helena Bonham Carter (El planeta de los simios, El discurso del rey, Frankenstein) y Alan Rickman (Jungla de cristal), demostrando todos ellos sus dotes y capacidades para el musical.

Dentro del estilo habitual de los musicales, la película de Tim Burton, sigue los esquemas habituales de éstos, introduciendo en escena diversas canciones que pueden gustar más o menos, pero que todas ellas mantienen el tono siniestro y jocoso del relato en una historia que deja espacio para hilos argumentales que presentan paralelismos con otras películas vistas con anterioridad, como: Sólo dios sabe la verdad y Delicatessen, en las que el hambre y la pobreza de la sociedad, hacen tomar medidas escalofriantes.

Un relato que ofrece un gran espectáculo visual y sonoro para los espectadores. Una obra poética que nos recuerda que en las cosas más siniestras y enfermizas, se puede encontrar algo enigmático lleno de belleza y sorpresas. 




1 comentario :

  1. Mi película preferida de Tim. Es una orgía visual. Depp aquí se sale y demuestra mejor que nunca que para él no hay barreras interpretativas. Helena estupenda y Alan para querer cortarle el cuello por su buenísima interpretación. Sencillamente genial.

    ResponderEliminar