9 nov. 2016

Casshern (2004)



Atrevida experiencia visual

Interesante y llamativa producción japonesa de ciencia ficción en la que se presenta un mundo futuro en el que Japón se ha convertido en la primera potencia mundial, perjudicada por la contaminación. Un nuevo descubrimiento que posibilita la generación de nuevas células, podría significar la salvación de la humanidad, pero deriva en la creación de un nuevo tipo de raza que puede ser peligrosa. Una interesante y atractiva premisa que ofrece numerosas posibilidades de desarrollo.

Los responsables de la película presentan una historia pretenciosa y ambiciosa, situando la trama  en un futuro postapocalíptico, donde explotan al máximo las reducidas posibilidades técnicas, ofreciendo un estilo visual creativo y llamativo que cubre sus carencias de producción, alternando imágenes reales con imágenes generadas por ordenador o incluso secuencias animadas. 

Merece la pena destacar la gran labor de su director, Kazuaki Kiriya, haciéndose cargo de diferentes apartados de la película: como guionista y encargado de la fotografía, en lo que es uno de los puntos más fuertes de la película por su toque arriesgado y personal.

La trama, en algunos momentos, resulta confusa y difícil de seguir, pero consigue despertar el interés del espectador, gracias a  su estilo visual novedoso y llamativo, un factor que se convierte a su vez en punto débil de la producción, al volverse monótono y cargante, con la presencia constante de un efecto de luz blanco que satura la imagen. Algunas secuencias dejan en evidencia las limitaciones de la producción en cuanto a calidad técnica e interpretativa.

Se aprecian claras influencias del cine animado japonés, Manga, sobre todo en el estilismo visual e indumentaria que rodea a los personajes junto con los tradicionales combates inverosímiles y grandilocuentes. Es inevitable recordar producciones como: Alita, Ángel de combate, Akira, Grey Digital Target, Returner, Historia de Ricky, Ghost in the ShellPatlabor, Dominion Tank Police, El puño de la estrella del norte y Tetsuo, el hombre de hierro; entre otras. A las que es necesario añadir películas de culto y grandes referencias del cine de ciencia ficción, como: El último hombre sobre la tierra, Gattaca, Metrópolis, El cuervo, Terminator, Existenz, Matrix, La décima víctima, Asesinos cibernéticos, Almas de metal, Perseguido, Fahrenheit 451, Desafío total, La naranja mecánica, Fortaleza infernal, Días extraños, Blade Runner, El sexto día, Rollerball, Plan diabólico, Dark city, Nivel 13, Waterworld, El planeta de los simios y Mad Max: Salvajes de autopista.

En el apartado interpretativo, tampoco destaca por su calidad y, en muchos momentos, el desarrollo de la trama se pierde entre tanta pirueta visual, olvidando plasmar con nitidez las situaciones. Posiblemente hubiera funcionado mejor como película de animación, ya que las tecnologías del cine japonés del año de la producción no estaban capacitadas para abordar una historia de estas características.
Resultado de imagen de casshern Kazuaki Kiriya
En resumidas cuentas, Cashern, queda como un atrevido y atractivo experimento visual que, dentro de sus limitaciones, posee ciertos aciertos y puntos de interés para catalogarla como película de culto.


0 comentarios :

Publicar un comentario