29 nov. 2016

El desafío (The Walk) (2015)



Equilibrio entre realidad y entretenimiento

Como ya se viene notando desde hace mucho tiempo, la industria del cine anda falta de ideas originales y propuestas interesantes alejadas de remakes, reboots, superhéroes, secuelas y precuelas varias, algo que el director, Robert Zemeckis (Aliados, El vuelo, Forrest Gump, La muerte os sienta tan bien, Beowulf, Naufrago, Contact, Cuento de navidad, Lo que la verdad esconde, Polar Express, Regreso al futuro III, Regreso al futuro II, Regreso al futuro, ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, Tras el corazón verde), vuelve a demostrar al desarrollar una película apoyada en la temerosa y osada aventura de un equilibrista, al realizar uno de los paseos de equilibrismo más arriesgados y fascinantes de la historia, con las Torres gemelas como invitadas estrella.




El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, ofreciendo un trabajo desenfadado y ligero que consigue mantener el interés del espectador e incluso entretenerlo.



El director consigue dar dinamismo y fluidez a un relato que, a priori, podría carecer  de interés, al conocerse la resolución de la historia en la vida real. Algo que también ocurría con diversas películas basadas en hechos reales, como: 127 horas, Resistencia, Viven, ValkiriaLos falsificadores, En el nombre del padre, Arde Mississippi, Corazones de hierro, Ray, Monster, Carros de fuego, Hombres de honor, Invencible, La terminal, Argo, 12 años de esclavitud, La gran estafa americana, Un sueño posible, Amén, An American crime, Todos los hombres del presidente, La lista de Schindler, Munich, Las sesiones, El último rey de Escocia, El puente de los espías, American gangster, Quiz show, La soga, Rush, ¿Vencedores o vencidos?, Una mente maravillosa y Spotlight, entre otras muchas.  Todas y muchas de ellas, con gran parte de ficción rodeando una realidad que en muchas ocasiones supera todo lo imaginable. Algo similar ocurre con la historia presentada y desarrollada en El desafío. Curiosamente y a pesar de tratarse de un relato basado en hechos reales, Zemeckis consigue aportar un aire fresco, al apostar por toques de ligereza y humor que ayudan a sobrellevar una historia que en otras manos hubiera resultado pesada. Lo que cuenta y cómo lo cuenta resulta todo un acierto, logrando construir y ofrecer una historia apasionante, al tiempo que entretenida, apoyándose en la presencia y gran labor de Joseph Gordon-Levitt (Looper, El caballero oscuro: La leyenda renace, Sin frenos, Origen, Lincoln, Coacción a un jurado, Halloween: H20. Veinte años después), en el papel protagonista.


Todo lo que ofrece no resulta completamente satisfactorio y como le ocurre al propio protagonista, mientras pasea por el cable que une las Torres gemelas, el director se deja llevar por el entusiasmo y, hacia el final, cae en el abuso y reiteración. En este aspecto, es inevitable mencionar los puntos en los que el protagonista se pasea por el cable como quien va a comprar el periódico, llegando incluso a tener tiempo para contemplar una especie de pájaro, algo que deja claro el tono desenfadado del relato y echa a perder gran parte del logro conseguido hasta ese momento.



Al tratarse de una historia basada en hechos reales, los responsables de la película se empeñan en contar todo tipo de detalles, pero verdaderamente superficiales e innecesarios, haciendo que el tono edulcorado del desenlace le resten credibilidad. En este aspecto, resulta verdaderamente increíble que la justicia y las autoridades no fueran más severas con el golpe dado por el protagonista.



En resumidas cuentas, Robert Zemeckis se pasea por el cable del equilibrismo y consigue salir airoso, gracias al toque desenfadado y carente de pretensiones que ofrece, pero por el camino tiene algún tropiezo, haciendo que no sea completamente satisfactoria.



0 comentarios :

Publicar un comentario