11 nov. 2016



El calibre justo

Un elegante y audaz pistolero, será el encargado de intentar resolver una trama de misterio relacionado con asaltos a diligencias, lo que ha hecho que los habitantes de un pueblo, contraten sus servicios.

La película parte de una premisa sencilla y consigue captar la atención del espectador gracias a un desarrollo atractivo y al carisma que tiene su personaje principal, interpretado por un habitual del Spaghetti Western, Peter Lee Lawrence (El sabor del odio, Sin aliento, Garringo, Un dólar de recompensa, Manos torpes, Un dólar para Sartana), en uno de sus primeros papeles como protagonista absoluto. Tiene la presencia física necesaria y sabe dar el toque de héroe a su personaje.

Toma los mandos de la dirección y cumple con los esquemas habituales del género, el director italiano Alfonso Brescia (Una maleta para un cadáver, Brigada suicida) que sin llegar a deslumbrar, no decepciona en sus funciones.

Los responsables de la película ceden el protagonismo a un personaje hábil en los enfrentamientos a mano armada e inteligente a la hora de seguir las pruebas para resolver el misterio que se esconde detrás de los ataques a caravanas. En ese sentido, puede que todo se antoje excesivamente perfecto, puesto que todo lo que hace el personaje interpretado por Lawrence, no deja espacio para el suspense o la verdadera emoción de los retos armados.

Killer calibre 32, se disfruta y se sigue con atención, gracias a una trama que da paso a numerosas situaciones de peligro en la que se van resolviendo las incógnitas de una forma progresiva. No es un peliculón, pero tiene los suficientes puntos de interés para darle el aprobado.


0 comentarios :

Publicar un comentario