12 nov. 2016


Cerrar espacio a estas cosas

Película de terror, pobre, bochornosa, ridícula y carente de cualquier atisbo de interés, ofreciendo la historia habitual de la batalla existente entre el mundo de los vivos y los muertos, cuando  una mujer que ha perdido recientemente a su hijo descubre un ritual que le permite despedirse del niño, pero por error se abre la puerta entre este mundo y el de los muertos, entonces, deberá arriesgarlo todo para salvar a su familia del espíritu del que un día fue su querido hijo.

La película cuenta con un desarrollo lamentable y carente de cualquier tipo de responsabilidad con el espectador. No ofrece nada realmente nuevo y las situaciones que presenta no resultan sostenibles y se antojan excesivamente forzadas y precipitadas, haciendo que lo que podría haber sido una buena historia de terror, llegue a aproximarse a una comedia barata. Llega a parecer una comedia en clave de homenaje a las grandes producciones de terror. Una especie de Scary movie, pero sin llegar a serlo.

El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento mediocre e insulso de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones. En este punto, es inevitable recordar la película basada en un relato de Stephen King, Cementerio viviente, infinitamente superior a ésta que nos ocupa.

No cuenta con grandes puntos de interés, la calidad técnica e interpretativa brilla por su ausencia. Parece que todos los responsables de la película se han quedado en el otro lado de la puerta, dejando la responsabilidad de su trabajo en mano de los espíritus divinos. No consigue funcionar como historia de terror, puesto que, en muchos momentos, más que miedo, da risa. En este punto es inevitable mencionar las apariciones fortuitas de unos personajes secundarios que intentan ser inquietantes y llegan a ser ridículos.

En resumidas cuentas y sin perder demasiado tiempo en hablar de esta película, lo mejor que podemos hacer es cerrar la puerta a este tipo de producciones mediocres e intrascendentes.

1 comentario :

  1. a mí la peli sí me gustó, la verdad, sobre todo la escena del templo con la puerta

    ResponderEliminar