4 nov. 2016

Mayor Dundee (1964)



Colosos de la batalla

El director que mejor plasma la violencia, Sam Peckinpah (Perros de paja, Grupo salvaje, Clave: Omega, La huida, Duelo en alta sierra, Quiero la cabeza de Alfredo García, Los aristócratas del crimen, Convoy, Pat Garrett y Billy el niño, La cruz de hierro, El rey del rodeo), presenta y desarrolla una historia básica y sencilla en la que un grupo de hombres a las órdenes del Mayor Dundee, deberá recorrer territorio hostil para dar caza al responsable de un feroz ataque en una comunidad.

Sencilla y atractiva propuesta del director con la que consigue plasmar la época de enfrentamientos vivida en plena guerra de secesión, donde los diferentes bandos quedan reflejados en una historia plagada de testosterona, con los tradicionales tipos duros del cine como: Charlton Heston (En la boca del miedo, Ben-Hur, El último hombre… vivo, Una tumba al amanecer, El despertar, Terremoto, Sed de mal, Regreso al planeta de los simios, Los diez mandamientos, Cuando el destino nos alcance, Los últimos hombres duros, Cuando ruge la marabunta, El planeta de los simios); Richard Harris (Gladiator, Un hombre llamado caballo, El planeta de los buitres, Sin perdón); James Coburn (Nueva moda en el crimen, Pat Garrett y Billy el niño, La gran evasión, Harry dedos largos, Aflicción) y Warren Oates (Quiero la cabeza de Alfredo García, Grupo salvaje). En este apartado, merece la pena destacar el enfrentamiento interpretativo entre Charlton Heston y Richard Harris, a la altura de lo que piden sus personajes.

La película presenta el desarrollo habitual de este tipo de productos, recordando en cierta medida a clásicos como: Centauros del desierto y Doce del patíbulo, al recopilar y reunir a una serie de componentes que tienen mala fama, conflictos entre ellos y problemas con la ley.

El director ofrece un desarrollo fluido y, gracias al carisma y conflictos existentes entre los protagonistas, va dando forma a un grupo peculiar de soldados comandados por una personalidad marcada y muy fuerte, encarnada con total credibilidad por Charlton Heston.

Los responsables de la película ofrecen y definen con claridad una serie de personajes que se convierten en motor de un argumento básico que gana complejidad y enteros gracias al trabajo ofrecido por todo el reparto. Como ya ocurre en trabajos anteriores del director, hay espacio para la violencia, el odio, las cuentas pendientes, la camaradería y la tensión existente entre un grupo de hombres forzados y obligados a entenderse bajo una serie de normas que pondrán a prueba su efectividad. Sam Peckinpah, deja muestras de su tendencia y gustos a la hora de desarrollar la acción, pero en esta película que nos ocupa presenta una serie de enfrentamientos bélicos confusos y sucios que no llegan a ser memorables, pero que sí resultan convincentes en cuanto a movimientos y estrategias de combate se refiere.

En resumidas cuentas, Mayor Dundee, no va a decepcionar a los seguidores de su director y consigue quedar como una buena producción bélica con toques de Western, donde poder disfrutar de una buena compañía de combate.



0 comentarios :

Publicar un comentario