22 nov. 2016


Sin magia

Serie de televisión que intenta devolver la magia y la fantasía, presentando a un grupo de magos que intentarán mantener el equilibrio en el mundo de la magia.
La serie no cuenta con la calidad técnica e interpretativa de producciones televisivas recientes. Tiene un tono desenfadado en todos los aspectos, tanto en el tratamiento visual como en el interpretativo, siendo este último el talón de Aquiles de la producción. Intenta resultar agradable, simpática y entretenida, pero lo hace de una forma sosa y previsible, logrando el efecto contrario ya que los episodios no llegan a mantener la expectación del espectador.

Cuenta con unos efectos especiales moderados, más propios del cine de otra época y no llegan a ser convincentes, la magia brilla por su ausencia y no logra deslumbrar al espectador en ningún momento. Intenta recuperar el tono de las aventuras de otras producciones, pero no logra ser tan magnética como otras, perdiéndose en aventuras insulsas y pobres, más propias de otros tiempos. No existe un desarrollo apropiado de los personajes, todo se antoja insulso e irregular.
Por la serie se dejan ver algunos rostros conocidos de la gran pantalla, como Rebecca Romijn, la mística de los X-men de Bryan Singer y otros habituales de la pequeña pantalla como Noah Wyle, visto en la serie Urgencias y en Falling Skies. Rebecca Romijn, demuestra con esta serie que, alejada del maquillaje, sus facetas interpretativas no son satisfactorias en el aspecto dramático. Noah Wyle, se pasea por la serie de vez en cuando, dejando el protagonismo al resto de libreros. Sus apariciones se agradecen en su justa medida.

Los responsables de la serie le otorgan un tono desenfadado, insertan toques de humor, pero la relación de los personajes resulta forzada y no llegan al espectador. No cuajan bien en este conjuro fallido de ofrecer algo mágico y espectacular. Se han visto cosas mejores y mucho más adictivas.
Un aprobado justo, para un quiero y no puedo. Una serie floja y poco atractiva para los tiempos que corren. Los episodios se pueden ver de forma independiente, así que para un rato está bien, ya que como he dicho no es adictiva, ni tiene la magia necesaria para enganchar.


0 comentarios :

Publicar un comentario